DESARROLLO DE TALENTO: ¡NOS URGE!

Publicado el

En el mes de marzo, el Mundo publicó el ranking de los 100 mejores colegios de España que suele elaborar cada año, y entre las páginas de ese día se incluyó un artículo mío que se tituló: «Fomentar el talento».  Nada nuevo dije, pero resumí en unos pocos párrafos un conjunto de ideas que pueden tener un lugar aquí. Reproduzco ahora el texto tal como lo escribí originalmente, añadiendo algunos énfasis a los que me incita su re-lectura. Al final de la entrada, incluyo un enlace con la página del diario, tal como apareció en su día. Espero que os resulte de interés.

* * *

«No se puede hablar en serio de educación

ignorando el desarrollo del talento»

España es un país curioso, peculiar. Tenemos una de las legislaciones más prolijas de Europa en materia de alta capacidad y su atención; pero es de los países en los que la distancia entre la «ley y la vida» es mayor.

¿Sabemos qué es la capacidad y el talento?

¿Sabemos cómo identificarlos?

¿Existe un protocolo común científicamente validado?

¿Es realmente necesario atender diferencialmente a los más capaces?

¿Tiene implicaciones para el desarrollo social del país no identificar y ayudar a los más dotados?

¿Hay evidencias que permitan responder con solvencia y apoyo científico a estas y otras preguntas relacionadas?

La respuesta a todas estas cuestiones es: . Trataré de dar algunas pinceladas breves.

«Personas de alta capacidad son aquellas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios. Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada, con su propio sistema simbólico (las Matemáticas, la Música, la Lengua…), o su propio conjunto de destrezas sensorio motrices (la Pintura, la Danza, los Deportes…). El desarrollo de la capacidad o del talento es un proceso de toda la vida».

La capacidad o aptitud es la materia prima que ha de ponerse en juego, junto con otras muchas condiciones personales, familiares, escolares y ambientales, para que se convierta en competencia o talento. Es decir, entre las capacidades y el talento media el trabajo y las circunstancias personales y ambientales en las que nos desenvolvemos.

Nadie «es» o «deja de ser» por el hecho de obtener una puntuación determinada en un test dado [puntuación que depende del día, del test, del examinador, del examinado, que varía con el tiempo, que está sujeta a un error de medida inevitable, …, vamos como para tomarlo como una especie de condición indeleble para cada persona, como una especie de sello imborrable].

Esto ya no lo cree nadie que se haya estudiado seriamente el asunto que nos ocupa. Es fácil entender que nadie nace pianista, ni ganador del Tour de Francia, o violinista… Algunos nacen con condiciones (aptitudes, que no son más que meras potencialidades) para serlo… pero si se dan las ayudas o circunstancias favorables para ello.

Entre las capacidades y el talento media el trabajo y las circunstancias personales y ambientales en las que nos desenvolvemos.

Dicho esto, lo evidente es reconocer que entre la capacidad y la competencia media el trabajo, el esfuerzo, el tesón, la determinación y tenacidad. Sin embargo, nadie podrá llegar a resultados sobresalientes o excepcionales sin las condiciones y las ayudas precisas. Pero tampoco llegará a ser eminente quien ponga mucho trabajo y no tenga las condiciones oportunas, como parece obvio. Cualquier ejemplo del deporte, la música y otras muchas actividades lo prueban. Se hace cierto aquello de que quod natura non dat salmantica non praestatPero si el talento es un cierto punto de llegada (siempre en desarrollo), lo imprescindible es conocer la capacidad de cada escolar para estimularla adecuadamente asegurando, hasta donde esto es posible, un óptimo desarrollo. Quien más capacidad tenga más lejos debería llegar.

Dicho esto, es fácil concluir que todos los centros educativos deberían tener la preocupación por determinar la capacidad potencial para el aprendizaje de todos sus escolares, lo que llevaría a identificar a los más capaces. ¿Y después?

Decía Aristóteles que «es tan injusto tratar igualmente a los desiguales, como tratar desigualmente a los iguales». Es tiempo de aceptar las diferencias humanas y actuar en consecuencia.

No podemos seguir en una escuela que educa clases en lugar de personas. Que se centra en la enseñanza y no en el aprendizaje. Es preciso permitir que los alumnos progresen por el currículo de acuerdo a su capacidad demostrada y no en función de su edad, que no es un criterio pedagógicamente relevante. Es menester que lleguen tan lejos, tan rápido y con tanta profundidad como sean capaces de hacerlo.

A mi juicio, una escuela que no se platee este problema seriamente debería pensar si puede llamarse educativa, cuando fácilmente estará ignorando a una parte importante de su poblacn de estudiantes.

Hay que volver a la escuela no graduada donde lo que importa es el aprendizaje, la formación intelectual y reconocer que ésta se produce a ritmos diversos en función de las condiciones personales, entre las que figura en lugar muy importante la capacidad intelectual, cognitiva.

Por eso, todo centro educativo que se precie, que merezca ese nombre, debe poder responder a esta pregunta sencilla, que no simple: ¿ofrecemos el nivel de reto y el estímulo intelectual a cada alumno en función de sus capacidades? [y quizá antes se eso se deberían preguntar: ¿sabemos cuál es la capacidad de nuestros alumnos?].

Que este es un problema educativo de primer orden lo evidencian las cifras de alumnos con rendimientos excelentes en los estudios internacionales de rendimiento, muy por debajo del de otros países. Lo mismo cabría decir de los rezagados.

Nuestro sistema educativo no potencia la excelencia, pero tampoco palía las deficiencias, por no hablar del abandono y otros problemas no del caso ahora.

No es una cuestión de recursos, es un problema de reconocer que debemos cambiar y luego plantearnos cómo hacerlo. Otros países lo han hecho y han mejorado.

Hay un último comentario que quisiera hacer. Además de la injusticia que supone para cada alumno singular y sus familias el no recibir la educación óptima, hay que añadir que no cultivar el talento provoca un déficit en el desarrollo social evidente. Ya señalé, en alguna ocasión, que la fuga de cerebros comienza en la escuela… Y es que las sociedades que no cultivan el talento de sus ciudadanos más capaces acaban empobrecidas cultural y científicamente y, no pocas veces, colonizadas por los que sí lo hacen.

Es imperativo, por ello, que este problema se aborde con seriedad, sin tacañería, subterfugios o excusas. Es preciso que todos los que trabajan en el ámbito educativo vean los talentos como algo emergente y educable y no como algo fijo e inmutable que lleve a decir que unos son y otros no. Porque no lo olvidemos «ellos nos necesitan hoy a nosotros, pero nosotros lo necesitaremos a ellos mañana».

Resumiendo, es preciso llevar a cabo procesos de identificación sistemática y periódica. Necesitamos un sistema proactivo, no reactivo.

Tenemos que promover una escuela menos graduada, más orientada a la competencia de los escolares que a su edad: permitir su movilidad por el currículo en función de su competencia demostrada.

Deberíamos potenciar la personalización del aprendizaje y la flexibilidad curricular a través de las tecnologías digitales y la formación de los profesores.

Y, finalmente, facilitar el acceso a programas de intervención orientados al desarrollo del talento también fuera de la escuela, como campus de verano.

Quisiera terminar con una apelación a los agentes sociales: precisamos de la colaboración de todos ellos para que parte de su responsabilidad social corporativa (RSA) se oriente a la promoción del capital más valioso de nuestro país: nuestros niños y jóvenes de mayor capacidad.

__________________________

Desde aquí puedes descargar la página del periódico:

El mundo

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Javier Tourón

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-18

Publicado el

18

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

RESEÑA

Mis lecturas veraniegas

Siguiendo el reto del amigo Fernando Trujillo, en su artículo «Un verano de lecturas», me dispongo a relatar qué he leído recientemente por si os viene bien echarle un vistazo para vuestras futuras opciones estivales.

Me gusta leer lo referente al tema educativo porque es con lo que disfruto y con lo que me siento más identificada; de vez en cuando, leo alguna novela pero siempre traslado cualquier episodio al tema de la escuela. Me gusta estar al día y no sentirme desplazada ante una conversación de amigos, es más, casi diría, que en este tiempo de júbilo del que disfruto, casi que voy por delante, es solo cuestión de tener tiempo para lo que verdaderamente te gusta, sin tener que salir a trabajar ni perder tiempo en burocracia, a veces inútil.

He releído «El bolígrafo de gel verde» de Eloy Moreno.

Me gustó cuando lo leí la primera vez y me siento identificada con algunas de las situaciones que plantea en cuanto a la oficina, ja, ja, ja… No soporto que me roben mi boli… Es la historia de un hombre que siente y está preso por la rutina de cada día, que cada noche imagina una historia para salir de su situación y salió, aunque tuvo que pagar un precio bien alto.

«No, no es un bolígrafo de gel verde el protagonista de esta novela. Simplemente, este bolígrafo que costó al protagonista un euro y medio, es el desencadenante, el catalizador de toda la angustia y la opresión que tiene el protagonista, el que le lleva a reflexionar, a volver a su niñez y a replantearse su situación presente.
Casi se trata de un dime cómo tienes el bolígrafo y te diré cómo eres. Así Juanjo el listillo, siempre de punta en blanco, tiene un bolígrafo de plata. Ricardo los chupetea y los mordisquea hasta dejarlos intocables para el resto del personal.
Sara tiene los bolis impecables, sin mordiscos ni muescas. Y nuestro protagonista no los tiene, siempre le desparecen o los pierde. Por eso elige un bolígrafo distinto, diferente del que tienen todos los demás, un bolígrafo al que poder seguir la pista.
Y como se temía, un día desaparece. Decide buscarlo por toda la oficina, por lo que irá sin querer o queriendo, metiéndose en la vida privada de todos sus compañeros de oficina. Una búsqueda que se convierte en una obsesión y termina por dinamitar lo poco que de su matrimonio quedaba».
Así nos cuenta el argumento El Búho entre libros.
He terminado de leer «El Elemento» de Ken Robinson, un libro que todo docente debe leer porque con él se desmitifica   mucha de la labor que a menudo hacemos en los centros educativos, casi por rutina, y que inculca más amor por el talento de cada persona a la que tenemos que acompañar en su aprendizaje y búsqueda de lo que realmente le hará feliz en su vida.
El mundo se mueve a una velocidad vertiginosa y cada persona debe encontrar «El Elemento» su pasión para hacer lo que realmente le va a inspirar en su futuro para ser más creativo, para innovar y para aprender.
Es muy interesante leer la cantidad de personajes famosos que en un principio fueron rechazados por el sistema educativo de su país y que después cuando encontraron su pasión, “su elemento”, su verdadera vocación, llegaron a hacerse grandes genios en su materia. Santiago Moll nos resume en 10 frases el contenido de este libro.
«Educar en la realidad» de Catherine L’ Ecuyer, con su título lo dice todo.
«Nuestros hijos y nuestras hijas aprenden en clave de realidad. Para poder captarla, necesitan relaciones interpersonales, contacto con la belleza y motivos para actuar con sentido. Necesitan sensibilidad, empatía, espíritu atento. Sin embargo, en un mundo en el que las pantallas están cada vez más presentes, pueden padecer un déficit de realidad. En ese sentido, la autora desvela con evidencias demoledoras una serie de mitos educativos y demuestra que la mejor preparación para utilizar las nuevas tecnologías de forma responsable tiene lugar en la realidad; es decir, que la mejor preparación para el mundo online es el mundo offline».
A mi entender es demasiado pesimista con lo que se aprende en las pantallas y parece que todo su afán es demostrar que la realidad es la que enseña y que lo online no sirve más que para distraer. Estoy de acuerdo que un bebé no puede estar pegado a las pantallas todo el día para aprender los colores, los animales…
Es necesario que vea la realidad y que el mayor que le acompañe se la vaya mostrando pero lo uno no está reñido con lo otro, no toda la realidad se puede mostrar, pocos niños pueden ver un elefante real, un oso, una serpiente… como no sea en un circo.
No podemos llevar a extremo ni la enseñanza en las pantallas ni la enseñanza en la realidad, a veces muy lejana e inalcanzable, todo en su justa medida puede beneficiar el aprendizaje de un niño o de una niña.
La misma autora declara en esta entrevista que “Las tabletas motivan para la diversión y no para el aprendizaje”.
«Cómo dar clase a los que no quieren» de Juan Vaello Ors. Especialmente, recomendado para la Secundaria.
He tenido la suerte de escuchar en directo al autor y sé que lo que escribe es la pura realidad, contrastándola con la que yo he vivido, he podido ver que es una persona entregada en hacer que el alumno o la alumna no se sienta fracasado y por eso lucha cada día.
Describe situaciones cotidianas en los institutos y pone todo su afán en sacar adelante al alumnado desde el respeto más absoluto a los que quieren aprender y también a los que, por diferentes causas se sienten desplazados del sistema.
«Las propuestas que se sugieren en el libro parten de la consideración de la convivencia y el aprendizaje como dos facetas que forman parte de un único tronco común: la formación integral del alumno, que incluye el desarrollo de capacidades cognitivas (usualmente identificadas con el rendimiento académico), pero también de capacidades socioemocionales, tan frecuentemente ensalzadas en teoría como relegadas a un papel secundario en la práctica. Se pretende aquí dar un giro radical al academicismo pertinaz que se resiste a abandonar las aulas de niveles obligatorios y que paradójicamente no genera excelencias académicas. Los resultados académicos sólo se producen si están asentados sobre un lecho de competencias socioemocionales imprescindibles para alcanzar el éxito en cualquier campo: la fuerza de voluntad, el autocontrol, la perseverancia o la capacidad de superación de adversidades, entre otras».
El libro aporta documentación práctica para trabajar en el aula y en las tutorías que puede ser empleada, con las modificaciones pertinentes, en cualquier centro de Secundaria.
«Educar en el asombro» de Catherine L’ Ecuyer.
La autora apuesta por una educación lenta donde el niño y la niña vivan su etapa madurativa para aprender y descubrir sin los ritmos frenéticos que les va marcando la vida del siglo XXI. Apuesta por la enseñanza del descubrimiento, alejado de las pantallas, y reivindica que la educación es un viaje desde el interior de la persona hacia el exterior de su entorno, aventura en la que los docentes y las familias deben ejercer el papel de facilitadores. La autora confiere al asombro una función crucial en el proceso de convertirse en persona cabal, libre e independiente.
«Educar en el asombro consiste en respetar la libertad interior del niño o de la niña, contando con él o con ella en el proceso educativo, respetar sus ritmos, fomentar el silencio, el juego libre, respetar las etapas de la infancia, rodear al niño de belleza, sin saturar los sentidos…».
Al igual que “Educar en la realidad” creo que la autora carga mucho las tintas contra las pantallas, contra todo lo que pueda aprenderse a través de Internet, es verdad que necesitamos experimentar emociones para aprender, pero éstas pueden venirnos también a través de las pantallas no solo de la realidad.
¿Cómo conseguir que un niño, y luego un adolescente, actúe con ilusión, sea capaz de estar quieto observando con calma lo que le rodea, piense antes de actuar y esté motivado para aprender sin miedo al esfuerzo? En el libro se nos dan las claves para que este tipo de experiencias educativas se lleven a cabo.
«365 Propuestas para Educar» de Óscar González
Un gran trabajo de recopilación de citas en las que el autor nos hace reflexionar cada día del año sobre la educación. Daría para escribir 365 artículos en las que la educación de niños y adolescentes serían el eje de estas reflexiones.
«Este libro es un regalo de auténtica sabiduría. Citas, frases y aforismos de grandes pensadores de ayer y de hoy que te ayudarán a reflexionar y tomar decisiones sobre los aspectos fundamentales de la educación. De Pitágoras a Einstein, pasando por José Antonio Marina, María Jesús Alava Reyes, Steve Jobs y muchos otros… Un viaje desde la infancia hasta la adolescencia a través de las emociones, los valores, las inteligencias, la creatividad y el juego. Gracias a esta lectura podrás educar a tus hijos con sentido común y criterio. Educar es un proceso que no termina nunca y este libro es una invitación para que empieces hoy mismo tu camino de aprendizaje».(amazon.es)

Este libro se lee una vez y se consulta con frecuencia, es el que siempre estará en la mesa para echar mano de él en el momento preciso, no se puede guardar en la estantería.

En palabras del autor en la entrevista a un periódico «…un libro que invita a educar con sentido común y que guiará y animará a muchos padres y profesores a iniciar ese buen camino».
«Mi alegría sobre el puente» de José María Toro.

Dos amigos están sobre el puente.
Uno de ellos dice:¡Contempla la alegría de los peces en el río!
Mas el otro le replica:¿Cómo tú, no siendo pez, sabes de la alegría de los peces?

El primero le responde: ¡Por mi alegría sobre el puente!

En palabras del propio autor:

«Con este sencillo y profundo relato se abre una antología de textos que quieren devolver la alegría a nuestra contemplación del mundo y a nuestro cotidiano vivir. Cada página es una invitación a acercarnos, intuir, sentir y ver eso esencial que solo puede mirarse con los ojos del corazón».

Es bueno leerlo pero resulta demasiado poético, demasiado bonito para afrontar la realidad que nos ha tocado vivir en este siglo XXI.

Mi próxima re–lectura es «Neuroeducación» de Francisco Mora Teruel en el que dice «Solo se puede aprender aquello que se ama».

Cada libro tiene su momento, por eso, suelo tener varios en danza. De un tiempo a esta parte con el kindle, tablets, etc., es más fácil aún.


N. del E.: En esta colección,Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.:Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Dolores Álvarez Peralías

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

CUESTIONES DE INTERÉS: UN TRATADO DE PAZ ENTRE FAMILIA Y ESCUELA

Publicado el

¿BANDOS IRRECONCILIABLES?

Desde los albores de los tiempos, existen ciertas rencillas entre dos bandos aparentemente irreconciliables.

Por un lado, se encuentran las familias, guardianas custodias de un tesoro denominado hijo, que en su afán de proteccionismo, en ocasiones, debilita la autonomía de su prole.

Padres, madres, tíos, abuelos… que achacan al otro bando las excesivas vacaciones de los docentes, el desmesurado sueldo que cobran por lo que hacen o las «ridículas» horas que pasan trabajando.

En el otro lado del «ring», nos encontramos a los docentes. Un grupo heterogéneo que achaca, al frente opuesto, la excesiva permisividad de las familias en la educación de sus hijos, llevando por bandera esa malograda frase de que «en casa se educa y en el colegio se enseña», como si todos los niños tuvieran la suerte de poder ser educados en casa.

No sabemos de qué cielo o infierno provienen nuestros alumnos, y diría poco o nada del docente, si dejáramos en manos del destino, la educación de esos pequeños.

Y con este panorama, a este escribiente, se le ocurre la idea de crear una metodología activa que requiere de ambos «púgiles» para poder ser llevada a cabo.

METODOLOGÍA ACTIVA

Hoy es un lunes cualquiera, de una semana cualquiera e incluso de un año cualquiera. Da igual, son ya muchos los lunes empleando esta metodología que es irrelevante. Hace sol y Lucas, nombre ficticio, se encuentra más tranquilo de lo normal. Lleva tiempo con un proceso de medicación para tratar su posible hiperactividad, y aun están probando la dosis adecuada.

Su atención es limitada, no es capaz de fijarla durante largos periodos de tiempo, pero hoy hay algo que le llama la atención. Algo que le perturba, no consigue explicarse dónde se ha metido una hilera de hormigas que hace escasos minutos, portaba restos de un pobre insecto que pasó a mejor vida.

Lo observo y veo cómo empieza a impacientarse. Lo tranquilizo e intento que me explique el motivo de su intranquilidad, pero se niega a contármelo. Él es así, introvertido, sumido en ese mundo tan particular que en ocasiones lo encumbra a los altares de la alegría o lo baja a los sótanos de las penurias emocionales.

No es necesario que me lo cuente, me he percatado del episodio y lo anoto en mi pequeño libro rojo, donde reposan el resto de cuestiones. Al lado de ¿por qué la luna no se cae? O ¿por qué vuelan los pájaros? Un compendio de dudas, inquietudes, miedos y dificultades que voy anotando durante el primer curso de educación infantil de tres años.

«¿Por qué la luna no se cae?»

«¿Por qué vuelan los pájaros?»

No concibo la enseñanza si no se parte de lo que al alumno le interesa verdaderamente.  No voy a obligar a Lucas a estar sentado cinco horas aprendiendo rectángulos, o la letra «p» cuando su mundo gira en otro sentido. Cuando hay tantas «hormigas por descubrir» o tantos «pájaros que ver volar».

Ha pasado un año, y Lucas, María, Fran, Antonio… han llenado mi pequeño cuaderno rojo donde anoto las cuestiones con un sinfín de dudas, inquietudes y miedos. Es hora de resolverlas.

Cierto es que vivimos en una sociedad sistémica, y que la norma es necesaria. No podemos vivir en un mundo donde no le hagamos caso a los semáforos en rojo, o a las señales de «peligro precipicio».

CUESTIONES DE INTERÉS

Lo mismo ocurre con nuestro sistema educativo actual. No puedo obviar los contenidos, ya que serán requeridos en etapas educativas posteriores. Y en este aspecto, ambos bandos mencionados anteriormente, aquellos que encabezaban batallas fratricidas, están de acuerdo.

Así que había que buscar un sistema donde los intereses del alumnado, lo que verdaderamente les importa –aquellos contenidos que no vienen en los libros de texto, ni en la mayoría de las propuestas educativas– coexistan con el currículum oficial. Bienvenidos a las «cuestiones de interés».

Una vez recopilada las cuestiones, hay que sacar la bandera blanca y llevar la contienda entre padres y docentes a terreno neutral. Un lugar donde ambos agentes vean la realidad que tienen en sus manos, en sus corazones.

COLABORACIÓN REAL

No concibo la enseñanza si no se parte de lo que al alumno le interesa verdaderamente.

Un lugar donde los progenitores vean, la difícil labor que supone enseñar y educar a no menos de 25 alumnos, cada uno con sus particularidades. Un Espacio donde el docente vea que ser padre o madre tampoco es sencillo. Que por mucho que queramos no hay un manual o un carné para sacarse el título de mejor familiar del año. Es el momento de hacerles ver que la colaboración es necesaria, que por mucho que se quiera, el factor emocional es básico para el desarrollo integral del alumno y, por ende, de su educación.

Estamos a finales de Junio, hace calor en las aulas, sobre todo en el sur. Nos encontramos en la reunión de final de curso, es hora de explicarles a las familias la metodología que van a desarrollar los dos años posteriores.

Sí, toca trabajar, y mucho. No quiero padres ni madres que me acompañen a las excursiones o me decoren los pasillos.

Quiero una colaboración real. Necesito familias activas, familias de pleno derecho en proceso educativo.

Quiero poder reclamarles cuando lo hagan mal, felicitarlas cuando la ocasión lo requiera.

Me viene a la cabeza un ejemplo que suelo poner y que versa sobre la bronca monumental que se llevó un pobre utillero cuando el equipo perdió una tan ansiada final. Al pobre empleado, se le podrá reprochar muchas cosas: botas sucias, camisas mal planchadas… pero no se le podrá achacar la derrota. Pues con las familias pasa lo mismo, no podemos exigirles nada si no se les hace partícipes del proceso.

Terminada la reunión, cada familia ha elegido una cuestión que deberá ser resuelta por ellos mismos. Una por semana, quitando los periodos festivos.

Mi cafetera echa humo, estamos a escasos días del periodo vacacional y la propuesta educativa para el curso que viene debe estar terminada. Es necesario, las familias deben saber con tiempo la fecha en la cual resolverán la inquietud.

Hay  un trabajo previo titánico, hay que relacionar las cuestiones con las unidades didácticas para que el proceso tenga coherencia. Para que los intereses de mis niños puedan coexistir con lo que el sistema me requiere. Para que ambos bandos sigan en calma tensa.

Fulanito de tal, resolverá su cuestión el 10 de Octubre, Menganita el 20 de Febrero… así con cada una de mis familias. Es hora de informarles para que tengan tiempo de actuación. La resolución es compleja y deben decorar el aula, resolver la cuestión a través de presentaciones, adecuadas a la edad de los educandos, y una parte práctica donde se acomoden los nuevos contenidos.

La resolución de la cuestión es como un proceso de «asimilación-acomodación» de esto Piaget sabía un rato. Hay que partir del conocimiento del niño para dar cabida a los nuevos esquemas.

Turno de las familias, es viernes —día de resolución de la cuestión— y el reloj marca las nueve y media. Turno de las familia de Carlota. Los padres se encuentran nerviosos. Uno es empleada de un centro comercial, el otro es técnico del ayuntamiento. Nunca han hablado en público y hoy tiene un auditorio de 30 personitas. No preocuparos, lo haréis bien.

Van a resolver la cuestión «¿dónde se esconden los bebés?», para ello, previamente, el lunes han decorado el aula con la ayuda de la comisión.

Un grupo de padres y madres que ayudan a las familias a buscar material para decorar, a preparar las presentaciones, breves con imágenes impactantes y con «parones atencionales».

Estos parones son actividades lúdicas que «interrumpen» las explicaciones para «aliviar» la atención de los pequeños.

Para la ambientación de aula, se han basado en troquelados de una conocida serie infantil. Nacho es un experto «manitas» y ayuda en los decorados. La ambientación es fundamental, hace que el cerebro reaccione, se emocione y permite «abrir la puerta» al conocimiento.

Han hecho un buen trabajo, hay un grupo humano increíble. La comisión son como esos ángeles guardianes que no esperan nada a cambio. Es lo primero que se dice en el reunión, «quién forme parte de la comisión, no debe esperar palmaditas en la espalda». La sonrisa de un niño es lo único que encontrarán, pero os aseguro que suple todos los halagos.

LOS COMPLICADOS

Hay que descansar, llevamos una hora y media y es turno de que mis pequeños desayunen. Hablo con los padres, tíos y abuelos. Se sienten satisfechos. Los nervios han quedado templados y es turno de disfrutar. Su hija no da crédito a lo que ve. Han tenido que hacer un esfuerzo enorme por estar todo el día en el colegio. Como Jaime que pidió un día sin sueldo para su cuestión, o la maestra Maika que hizo coincidir la suya con la festividad de su pueblo para poder acudir.

No hay excusas, se puede y lo digo con conocimiento de causa. Lo duro son «los complicados». Casos de familias cuyo fin en la vida no es precisamente el nivel educativo de sus hijos. Familias que por avatares del destino, porque la vida no es fácil, porque a veces no se puede elegir, prefieren la compañía de un tal Walker o un tal Simón.

Estos son los «complicados», pero aquí sacamos pecho y la maquinaria se mueve para que ese niño o niña disfrute también de su cuestión. Entra en escena de nuevo mis ángeles de la guardia, no se puede explicar, hay que verlo.

Comienza la segunda parte, la práctica. Una batería de actividades, a cuál más divertida, diseñada por las familias para consolidar la parte teórica. El aprendizaje debe ser vivenciado para que quede instaurado. Ahora mismo, están disfrazados de óvulos y espermatozoides corriendo por el patio, al sonar el silbato, hay que emparejarse. ¡Qué forma más original de explicar la concepción!

Llegamos al final, es hora de recoger. Hay un tumulto y un griterío unísono. Los pequeños no quieren que se vayan. La mamá de Carlota acaba llorando cuando los pequeños corren abrazarles. Me recorre una sensación parecida a cuando un cirujano culmina con éxito la intervención, una satisfacción enorme.

Son las dos y cuarto, recojo mi mochila y por el camino pienso en la próxima cuestión. Queda menos para que la batalla termine, queda menos para que ambos bandos firmen definitivamente la paz.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Francisco Cid Fornell

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

EL ARTE DE DESBORDAR. LIBIA COMO PROYECTO.

Publicado el

Estamos desbordados,

seguramente porque estamos desbordando.

Cualquier día nos anunciarán que ya somos 8 mil millones (si ya lo han anunciado, no me he enterado). Un filósofo renacentista llamado Pico della Mirándola (italiano, claro) decía que el hombre era el único ser con tanta libertad como para dejarse caer al nivel de la bestia o elevarse a la altura de los ángeles.

Y, aunque ya hemos inventado máquinas de volar, seguimos fundamentalmente atados al suelo como todos los animales, entre los que nos hallamos.

Y siendo animales, por muy místicos que nos pongamos y aparentemos alta dignidad, estamos desbordando. Los ángeles tienen todo el cielo y a nosotros se nos está acabando el suelo.

NI URGENTES NI IMPORTANTES

Cuando trabajaba en la escuela siempre me sentía desbordado. Es un estado subjetivo, porque gente que trabajaba más que yo, o con más eficiencia, no expresaba nunca ese sentimiento, pero es cierto que les faltaba tiempo para cosas que hubieran considerado más importantes que urgentes.

Después encontrabas gente que pausaba su ritmo sin reparo y reservaba tiempo para cosas que no te parecían ni urgentes ni importantes. Todo el mundo ha tenido seguramente el convencimiento, siquiera sea momentáneo, de que el trabajo está mal repartido y el desbordamiento sólo afecta a algunos.

La frase «Estoy desbordado» la he oído mucho. El profesor José Antonio Marina me contestó eso justamente por correo electrónico una vez que me atreví a pedirle opinión sobre un texto. Contestarme ya fue una heroicidad en sí mismo. Estoy seguro que su desbordamiento ha de ser estratosférico comparado con los míos.

No nos enrollemos, se llama sociedad de masas. La historia del mundo no es un evento para el que se reservan localidades y se prepara meticulosamente la acogida. Uno ya puede pensar que, tal vez, todo iría mejor si, con los mismos saberes y capacidades fuéramos sólo la mitad de los que somos y cada uno que llega fuera adecuadamente esperado y atendido.

Ni siquiera puede planificarse con exactitud la ratio de las aulas en un mundo en que tanta gente anda buscando sitio y los que estamos más organizados (en teoría y en Europa) no somos capaces de proporcionárselo. ¿Tiene eso solución? Un mundo totalmente organizado se parecería más a un cristal que a una célula viva. Hacen falta desequilibrios para moverse. Pero ¡¿tantos?! Ahí hay un camino de trabajo.

METAL, CEMENTO Y VIDRIO

Estamos en la parte del mundo que mejor ha entendido la cristalización. En cierta manera una ciudad de metal, cemento y vidrio es un cristal sofisticado. Somos la especie que los hace y amparan nuestros movimientos. Hemos sobresalido en el arte de ordenar, de cristalizar. Un evento como los Juegos Olímpicos, medido desde la apertura al cierre es como un cristal perfecto en el espacio y el tiempo, un cristal tetradimensional que contiene movimiento, pero incluso éste forma parte de la estructura.

Unos juegos mal organizados son como un cristal impuro, cuyo valor de mercado baja. La vida, y la Historia, no pude ser así. Una y otra son impuras por naturaleza. Tratamos de purificarlas. Un país ordenado, constitucional, con una vida perfectamente regulada también podría ser un macrocristal tetradimensional (¡uf! Creo que es el término más largo que me ha salido nunca).

Pero después de 500 años de reunión de la especie humana el mundo aún no ha cristalizado. Tenemos proyectos de Humanidad pero están en el horno y aún estamos debatiendo las condiciones del experimento. No sé si al final tendremos cristal. De momento, la Humanidad se parece más a una piedra informe con aristas y caras bien formadas en algunos lados mientras por otros aún burbujea la piedra y brillan incandescencias que nunca se sabe si acabarán siendo formativas. Y la parte cristalizada teme verse deshecha por el embate de los fuegos. ¿Encontraremos las temperaturas adecuadas?

Ahora se quiere crear centros de acogida en el norte de África, porque en Europa, aunque relativamente cómodos, también andamos ajetreados y desbordados. Como si nuestra presencia en África hace uno o dos siglos no hubiera desbordado su modo de vida. Tenían reinos y tribus que eran como ónices y amatistas imperfectos, pero con una belleza propia.

Nosotros les impusimos la idea del cristal perfecto y ahora vienen a buscarla. De acuerdo, en el mundo ha arrasado el brillante tallado a la europea. Es una gema con capacidad para formar un mundo coherente, un cristal pulsante y emanante. Pero no está claro que pueda acabarse de formar.

INESTABILIDAD SOCIAL

¿Demasiado material y poca temperatura? Los inmigrantes buscan en Europa el resultado de un capital social histórico, el resultado de un know how. Desmontamos su feria de ónices y amatistas y quieren ahora vivir en el cristal y saber hacerlo. Por supuesto, primero necesitan estabilidad y después know how, conocimiento. ¿Qué temen los habitantes del continente más cristalino? La impureza, la imperfección. De hecho su cristal tiene aún fallos. Le llamamos inestabilidad social. Para ser honestos, la fórmula del cristal ideal aún no la hemos hallado y, probablemente, no exista, pero hay ambición de llegar lo más cerca posible.

Europa pagó a Turquía para absorber los excesos de «material» (lo digo con toda la vergüenza que comporta la metáfora). Creo que fue por las prisas, porque había una extrusión de material incandescente en un punto crítico de la cristalización. No es fácil ir planificando sobre la marcha. Pero, a veces, no se ven posibilidades que están muy cerca cuando se está nervioso mirando a todas partes los fuegos muy extensos.

Hay mucho know how desaprovechado en nuestros países, Proactiva Open Arms lo demuestra. Ahí se necesita el dinero, en equipos que conjuguen el salvamento, la acogida con el conocimiento.

Seguramente, hay gente desarrollando ingenio en ciudades destrozadas. Ellos necesitan el dinero europeo más que Erdogan. ¿Tan difícil sería negociar pasillos de salida de la guerra si se tuviese espacio y proyectos para reacoger? Dejemos el lugar para los señores de la guerra. Otros lugares han renacido después de grandes locuras. Por supuesto, hay mucho espacio en Argelia o Libia, pero tampoco es que nos falte en España.

Podrían levantarse auténticas ciudades nuevas en la Meseta, esa «España vacía» o en el Ponent de Catalunya. Se llamaría acoger con proyecto y no tendría por qué ser definitivo. Y no sería retroceder, sería experimentar el futuro. No creo que faltasen candidatos a acompañar un proyecto ambicioso con gentes diversas para crear un capital social que después podría, si quisiera, volver a su hogar y mejorarlo.

Pero también puede hacerse en Libia, un país por hacer. No es fácil que haya guerra donde hay proyecto… compartido. ¿Alguien quiere la guerra? ¿Alguien la ama (como afirmaba el general de Uomini contro)? No, la guerra no, pero el poder, sí. El poder es el ansia de no compartir. ¿Podrían avenirse las dos facciones (o más) en Libia a compartir su país como hicieron los colonos americanos antaño para construir un gran y nuevo país?

Es evidente que Libia no se parece en nada a las grandes llanuras americanas con sus prados y bosques. Pero también es evidente que en el mundo hay mucha mejor tecnología y mucho más know how.

VER EL MUNDO

Quizá pueda cristalizar mucho en Libia. Pero en Europa no está todo cristalizado. Especialmente la manera de «ver el mundo». Un mundo que necesariamente hay que compartir y pensar que uno puede encerrarse en su burbuja e ignorarlo es una falta de educación. Esa que supera las competencias y ve la Historia. Porque una crisis de refugiados no es un problema puntual ni de una época, es una etapa nueva de la historia humana. Y no «verlo» es empezar a morir.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Josep Maria Turuguet

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

CUANDO NOS SURGEN LOS PROBLEMAS

Publicado el

¿Qué hacemos cuando nos surgen los problemas que nos alteran, paralizando nuestra vida rutinaria?

Muchas veces, me pregunto si la vida se acomoda a nosotros o somos nosotros los que nos acomodamos a ella. Este artículo surge como la reflexión sobre una conversación que mantuve con un amigo. Este me comentaba sobre lo relajado de su vida, su familia, su trabajo y sus hobbies.

Un día, se  presentan una serie de acontecimientos  que le descolocan y sobrepasan su rutina diaria.  Esto comienza a preocuparle,  pues empieza a entrar en un terreno desconocido que le lleva a un fuerte desgaste a nivel emocional, causándole un aumento de ansiedad,  provocándole estrés. Todo su afán es decidir si esconderse y dejar que pasen las cosas o preocuparse  entrando en un círculo vicioso que es el que favorece el estrés.

¿SENTIR TEMOR?

Pienso que sentir temor ante una situación desconocida, que puede incluso amenazar nuestro bienestar, es una cosa normal. Ahora bien, si somos negativos y nos retro-alimentamos con ideas y pensamientos de tendencia negativa, aunque no sean ciertos, ahí SÍ empiezan nuestros problemas.

Cuando hay que solventar un error o dar un paso hacia atrás, aprendemos que las excusas o culpar a los demás no soluciona nada. Recular ante los desafíos suele bloquear el aprendizaje y las nuevas formas de mejorar.

Siempre da un paso adelante ante lo que te depara la vida, enfréntate con valor, este es un ingrediente vital, tal como dijo Anaís Nin «La vida se encoge o se expande en proporción al valor de uno».

Piensa que eres una persona que vales mucho, que tienes muchas posibilidades y potencialidades que tienes que descubrir, eres una persona que tienes que aprender, que buscarás las ayudas necesarias y que irás por aquello que te hace ilusión y quieres conseguir. Te darás cuenta de que la vida está llena de opciones, que puedes lograr lo que te propongas, que encontrarás los medios, paso a paso, que tú te lo mereces.

LOS PROBLEMAS Y LAS DECISIONES

Solucionar problemas y tomar decisiones

¿Qué es un problema? Un problema es un asunto del que se espera una solución; ahora bien, la mayoría de las veces no se encuentra esa solución. Los motivos pueden ser muchos, pero nunca te  asustes, no lo dramatices: intenta plantear una perspectiva más abierta y seguro que obtendrás su solución si eres lo suficientemente persistente.

Cuando encontréis problemas que no tienen solución porque no podéis ejercer algún tipo de control sobre ellos, debéis aprender a aceptarlos; pues la aceptación nos libera emocionalmente más que la negación, que nos crea un sentimiento de indefensión el cual nos limita –y nos encierra– a nuevas búsquedas de soluciones, produciendo en nosotros un estado de desesperación y ansiedad.

Facilitadores en la resolución de problemas

Conocimientos.

Empatía.

Mentalidad abierta.

Confianza.

Experiencia.

Flexibilidad emocional.

Tenacidad.

Responsabilidad.

Barreras en la resolución de problemas

Escasez de retos.

Poco sentido de la responsabilidad personal.

Miedo al rechazo.

Mentalidad cerrada.

Exceso de confianza.

Presiones de tiempo.

Miedo al fracaso.

Burocracia.

Thomas D´Zurilla y Marvin Gold Fried buscaron una solución de problemas basada en cinco pasos:

1

Especificar el problema.

2

Perfile su respuesta.

3

Haga una lista con sus alternativas.

4

Vea las consecuencias.

5

Evalúe los resultados.

Anna Fores y Marta Ligioiz, también nos plantean una serie de pasos ante la presentación de un problema:

¿Cuál es la situación realmente? La analizo desde diferentes perspectivas posibles. ¿Quiero superarlo? El decirnos que queremos hacerlo y que vamos a poner los medios, paso a paso, «enciende» nuestras potencialidades para ponerlas en marcha.

¿Qué puede estar provocándola? ¿Que puede empeorarla o mejorarla? Me centro al final en el listado de posibles mejoras que se me ocurran, así como en resolver o evitar lo que la empeora o provoca.

¿Necesito información que no tengo? ¿De quién podría obtenerla?

¿Necesito ayuda? ¿De un profesional, familiar o amigos? Pedir ayuda es un ensayo de humildad y humanidad que todos necesitamos ¿De quién o de quiénes? Hay miedos intensos, llamados «fobias», caracterizados por el gran componente emocional y neurovegetativo que se activa (con sudoración intensa, temblores, mareos, taquicardia, alteraciones respiratorias…) en las que es conveniente recibir ayuda profesional.

¿Qué necesito fortalecer en mí? ¿Qué habilidades y herramientas adquiridas me ayudarían a afrontar las situaciones? ¿Dónde aprenderlas? Cuando nos sentimos enfermos buscamos ayuda médica, cuando necesitamos aprender una materia nos acercamos a escuelas o universidades.

¿Qué primer paso puedo dar para mejorar la situación y mi estado personal? Iré progresivamente al encuentro de nuevas opciones.

¿Qué puede contener de positivo o bueno esta situación? Aunque a veces nos cueste, a menudo se encuentran. Escribirlas nos ayudara a ampliar nuestra visión y reforzar la confianza y la esperanza.

Tomar decisiones

«Cuando una persona posee un mayor grado de confianza, seguridad y autonomía resulta más fácil tomar decisiones.

Autonomía significa dominio propio, debes comprender que eres el responsable de tu vida y de tu destino, autonomía es tomar las riendas de tu vida en tus manos y tener la mayor sabiduría para decidir y actuar.

Así que recuérdalo muy bien, para tomar buenas decisiones debes informarte primero, informarte adecuadamente, e infórmate completamente».

Recuerda que no tenemos que resolver las cosas a solas, vivimos un mundo lleno de posibilidades y personas dispuestas a echarnos una mano, no rechacemos las ayudas ni construyamos armaduras a nuestro alrededor.

A la hora de enfrentarse a un  problema  debemos mencionar los siguientes conceptos ya que están muy relacionados:

La responsabilidad.

El miedo.

La importancia de la preocupación.

Enfrentarse al cambio.

Toma de decisiones.

Dejar de postergar las cosas, algunos le llaman procrastinar.

Responsabilidad

Una persona responsable toma decisiones conscientemente y acepta las consecuencias de sus actos, dispuesto a rendir cuenta de ellos. La responsabilidad es la virtud o disposición habitual de asumir las consecuencias de las propias decisiones, respondiendo de ellas ante alguien. Responsabilidad es la capacidad de dar respuesta de los propios actos.

Una persona responsable trata de que todos sus actos sean realizados con unos criterios de Justicia y de cumplimiento del deber en todos los sentidos.

Ser responsable es un signo de madurez, ya que las obligaciones que se nos presentan algunas las hacemos con gusto y otras muchas veces no son agradables, implican esfuerzo.

Ser responsable es comprometerse y esto a veces tiene consecuencias y somos nosotros quienes decidimos, recordando siempre que   todo aquello  que prometemos que sea correcto debemos hacerlo porque queremos y debemos ser responsables con ello.

Es preferible ser hombres libres, dueños de sus actos, capaces de tomar decisiones y de asumir sus consecuencias.

Resaltar la importancia de la actitud que tomemos ante la vida a la hora de tomar  las decisiones que se nos presenten pues marcarán a las personas en dos categorías: las personas  que hacen  que las cosas pasen y las que esperan que pasen.

Si usted es de los primeros, los que esperan, los que no toman la responsabilidad, los que no quieren crecer ante los retos, quizá terminará pensando que todo es una cuestión del destino o de la suerte.

Si es de los segundos de los que tienen  un propósito definido y actúa para conseguirlo, entonces es una persona responsable y por lo tanto tiene la capacidad de preveer, conocer y aceptar todas las consecuencias de sus actos tomando las decisiones que considere apropiadas.

«Tomar las riendas de nuestra vida, pasa por responsabilizarnos  de nuestras emociones, de nuestras decisiones  y de nuestros actos».

¿Cómo desarrollar la responsabilidad?

  • Asumiendo y tomando las decisores adecuadas.
  • Cumpliendo con la parte que nos corresponde en un trabajo con nuestros compañeros u otro compromiso.
  • Buscamos soluciones a los problemas y asumimos las consecuencias.
  • Somos conscientes de que nadie puede responder por nosotros.
  • Asumiendo en forma cabal todos los deberes y ejercitando todos nuestros derechos.

«Debemos recordar  siempre que debemos responder de nuestros actos  a nosotros mismos, a la familia, a la escuela y a la sociedad».

Miedo

Un miedo real nos alerta, nos protege y prepara para afrontarlo y tomar medidas. Un miedo que nos bloquee y no nos deja reaccionar hacia la protección, se convertía en un problema.

Un miedo inventado nos produce un sentimiento de indefensión e impotencia, con un estrés que puede llegar a ser crónico, deformando la realidad y disminuyendo nuestras capacidades. Tampoco nos ayuda.

Miedo al cambio

Uno de los  obstáculos principales que pone en peligro la mejora de nuestra autoestima y hace peligrar nuestra estabilidad en la vida es el miedo al cambio, pues lo que es conocido nos da seguridad y estabilidad, aunque sea “poco bueno”.

Cuáles pueden ser las razones de este miedo al cambio:

  • Tener una autoestima baja.
  • Creer que el cambio nos hace inestables.
  • Nos provoca pensamientos catastróficos y extremistas, sobre lo que ese cambio nos puede traer.
  • Perder la atención y el apoyo de la gente que nos quiere ayudar.
  • La posibilidad de perder el control sobre nuestra vida.
  • Lo erróneo, de valorarnos en función de lo que hacemos o tenemos.

Creencias respecto al cambio

Tanto nuestro pensamiento como las creencias, influyen en nuestras emociones y en las decisiones que vamos a tomar. Ante esto podemos adoptar una actitud positiva, es decir confiar en lograr aquello que nos propongamos aprendiendo a vencer los obstáculos que vayan surgiendo. Pues es importante pensar de una manera positiva que todos tenemos facilidad para hacer algunas cosas y un poco de dificultad para hacer otras y pensar siempre que lo importante no es solo hacer lo fácil, sino que el esfuerzo siempre da sus frutos.

Preocupación

La preocupación es una de las emociones que tienen un mayor desgaste, esta relacionada con la manera de  percibir y evaluar los acontecimientos que se nos presentan y la manera que nosotros tenemos para hacerles frente a la hora de solucionarlas.

Nos preocupamos ante un peligro o amenaza, física, emocional o psicológica, estas preocupaciones nos producen una angustia y un gran desgaste que en la gran mayoría de las ocasiones esas amenazas nunca van a suceder.

Desde que nos levantamos por nuestra cabeza pasan montones de pensamientos que nunca van a ocurrir y sin embargo ahí están haciéndonos un gran daño.

Veamos unos ejemplos: nos levantamos por la mañana y  nuestra cabeza ya esta trabajando, ¿a cuanta gente echaran hoy del trabajo?, ¿Serán felices mis hijos?, ¿Cómo será el resto de mi vida? Etc.

«El noventa y nueve por ciento de lo que nos preocupa nunca ocurre, pero no dejamos de preocuparnos. ¡Que forma tan horrible de vivir! ¡Qué manera tan horrible de agredir  a nuestro cuerpo!».

Leo Buscaglia

Los problemas no vienen de fuera, los producimos nosotros mismos por lo que somos responsables de los pensamientos que  tenemos en la cabeza en cualquier momento dado.

«El estrés nace,

vive y muere en tu cerebro»

Nos dice Anaís Nin que «No vemos las cosas como son, las vemos tal como somos nosotros».

Postergar

«Yo sé que tendría que hacer eso o aquello y no lo hago, pero ya me llegará el momento».

Existen tres frases que apoyan a postergar, estas son:

  • Esperando: «Espero que las cosas vayan mejor».
  • Deseando: «Deseo que se arreglen las cosas».
  • Quizá: «Quizá las cosas se solucionarán solas».

Nunca nadie logra nada, con ninguna de estas palabras por más veces que las repitiera.

¿Cómo funciona?

Yo sé  que debo hacer aquello, pero en realidad tengo miedo de hacerlo mal, o que no me gusta hacerlo. Entonces me digo a mi mismo que lo haré en el futuro, y así no tengo que admitirme a mi mismo que no lo voy a hacer. Y me es más fácil aceptarme a mi mismo de esta manera”. Este razonamiento es engañoso   y suelo poner en juego cuando nos enfrentamos con qué tenemos que hacer algo que es desagradable o difícil.

Hoy en día también se habla de procrastinar, podéis ver un artículo en: Calidad de vida en adultos y personas mayores.

TOMAR DECISIONES

La experiencia de nuestra vida

A lo largo de nuestra vida hemos ido decidiendo entre diferentes posibilidades, algunas veces hemos acertado y otras no, pero con todo lo que hemos vivido, hemos ido aprendiendo unas cuantas cosas:

EXPERIENCIA: Los éxitos y fracasos del pasado son muchas veces la base de una buena decisión futura.

BUEN JUICIO: El sentido común y la madurez conseguidos con el paso de los años son nuestros mejores aliados.

AMPLITUD DE MIRAS: Todo lo pasado a lo largo de nuestra vida nos hace saber que no hay una sola.

Cómo afrontar la toma de decisiones

Lo primero que hay que hacer, es pensar de una forma positiva acerca de nuestra capacidad para decidir. Pensar de una manera positiva nos ayudará a:

Ver las cosas como retos, como DESAFÍOS.

Saber que siempre se puede hacer algo ante los problemas.

BUSCAR SOLUCIONES, solos o con ayuda.

Sentirnos mejor con nosotros mismos, más capaces, más seguros.

Recuerda que una ACTITUD POSITIVA nos predispone al éxito en la toma de decisiones.

Lo que hay que hacer para tomar decisiones

Si necesitamos decidir sobre algo,  podemos seguir unas cuantas recomendaciones para hacerlo del mejor modo posible. Es importante que las sigamos en el mismo orden que las exponemos.

SER lo más CONCRETO posible. Hay que analizar y encontrar cuáles son las cuestiones importantes y cuáles no.

Buscar soluciones. Se trata de ver todas las POSIBILIDADES existentes en relación con la cuestión que hemos de resolver.

ELEGIR la solución que más nos convenga para lograr el resultado que buscamos.

Pasar a la práctica. Hasta ahora hemos pensado, ahora hay que PONER EN MARCHA nuestra decisión.

COMPROBAR cómo nos ha ido, para rectificar en caso de que los resultados no hayan sido los esperados.

Algún consejo más

Es importante no decidir nada cuando estamos alterados.

La TRANQUILIDAD es una buena aliada.

Sabemos que cada persona tiene su «propio estilo» para decidir. Estas recomendaciones pueden ayudarnos a saber lo que solemos hacer bien y en lo que tenemos que mejorar.

Tener más años no significa dejar de tomar decisiones. Todo lo contrario. Ya hemos aprendido que PODEMOS EQUIVOCARNOS, pero también sabemos que aprendemos de nosotros mismos y de los demás. Eso nos ayudará la próxima vez.

No olvidemos: de sabios es rectificar. Convéncete. Eres capaz de hacerlo.


BIBLIOGRAFÍA

FLORES MIARAVALLES Anna y LIGIOIZ VAZQUEZ. Marta: Descubrir la neurodidáctica. ED. UOC

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE GERIATRÍA Y GERONTOLOGÍA: Tomar decisiones, saber envejecer. Prevenir la dependencia.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: José Ramón Díaz Martínez

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

DOS ALMAS NO SE ENCUENTRAN POR CASUALIDAD…

Publicado el

DOS ALMAS

A veces pasan por delante de ti imágenes que te llaman la atención, frases que te llegan de verdad o que te hacen sentir algo especial… Ayer, casualmente, llegó a mi esta imagen:

Y no pude evitar quedarme con ella…

Con los años, he dejado de creer en las casualidades. Que no sepas por qué sucede algo, no significa que sea fortuito, que no tenga un motivo… Y he pasado a estar firmemente convencida de que:

Una casualidad

es una causalidad

que todavía no conocemos

Todo sucede por algo.

Todo tiene un motivo…

aunque tú no lo veas en ese momento.

¿Es posible que la vida te acerque a una persona con la que tengas tanto en común que pienses que es imposible…? ¿Casualidad? No lo creo…

UNA CONEXIÓN ESPECIAL

Cena el viernes con una amiga maravillosa, una de esas personas que te regala la vida de forma inesperada. Olga es una de esas personas que es toda energía y vitalidad. Una de esas pocas personas con las que empiezas a hablar y sientes una conexión especial.

Y es que, a veces, encuentras a alguien que te hace sentir menos «rara» y diferente de lo que te sientes normalmente. Alguien con muchos puntos en común, con los mismos intereses –a las dos nos entusiasma el mundo de la educación y comentamos qué curiosa la vida que te acaba llevando a aquello que te apasiona, aunque sea por caminos distintos a los convencionales–, las dos con una familia maravillosa a la que adoramos y con detalles en nuestras vidas que tienen un paralelismo extraordinario.

Las dos valoramos los pequeños detalles, las pequeñas cosas bonitas que nos pasan a veces… es curioso como hay personas que pueden tenerlas delante y no darles ningún valor. Y es que todo depende de la actitud con que afrontes tu vida.

TU ACTITUD ANTE LA VIDA

Tu actitud ante la vida

es determinante

¿Por qué dos personas con capacidades muy similares tienen trayectorias tan distintas en la vida?

Las circunstancias de partida de cada persona, sus posibilidades y sus medios pueden determinar el futuro de una persona, pero solo en parte… En las mismas circunstancias, distintas personas evolucionan de manera distinta y una parte importante del porqué lo tiene la mentalidad. Existen dos clases de mentalidad. Y solo una lleva al éxito.

La Dra. Carol S. Dweck es una de las más importantes investigadoras del mundo en personalidad y psicología del desarrollo. Ha desarrollado su trabajo de investigación en la Universidad de Columbia y en la Universidad de Standford y es un referente en el mundo de la educación. Su libro «Mindset. La actitud del éxito» es considerado uno de los libros imprescindibles para el desarrollo personal y lleva más de 10 años como un éxito de ventas en todo el mundo.

Las investigaciones de la Dra. Dweck han demostrado que existe un factor diferencial que hace que una persona pueda desarrollarse, crecer y convertirse en más inteligente y, por tanto, tener más éxito en la vida.

«ESCULTOR DE SU PROPIO CEREBRO»

Las habilidades intelectuales

pueden cultivarse

De este principio parte el libro ‘Mindset’. Las habilidades intelectuales pueden cultivarse por medio del esfuerzo y, al hacerlo, la persona se vuelve más inteligente. Es algo que ya sabíamos:

«Toda persona puede ser, si se lo propone,

escultor de su propio cerebro».

Santiago Ramón y Cajal

Aunque la neuroplasticidad ya era conocida desde hace muchos años, la Dra. Dweck aporta una importante novedad sobre cómo las personas pueden crecer intelectualmente: el desarrollo de una MENTALIDAD DE CRECIMIENTO.

DOS MENTALIDADES

Existen dos mentalidades:

La mentalidad fija

Consiste en creer que las cualidades personales son inamovibles. Origina la necesidad de validarse a uno mismo constantemente.

La mentalidad de crecimiento

Se basa en la creencia de que tus cualidades básicas son algo que puedes cultivar por medio del esfuerzo. Aunque las personas sean diferentes –en sus talentos, en sus capacidades o en su carácter–, todo el mundo puede cambiar y crecer por medio de la dedicación y el esfuerzo.

¿Tiene que ver el éxito con el aprendizaje o con demostrar que eres inteligente?

«Yo no divido el mundo

entre débiles y fuertes,

ni entre éxitos y fracasos…

yo divido el mundo

entre los que aprenden y los que no»

Benjamin Barber

La importancia del aprendizaje es fundamental para el crecimiento y, por tanto, para el éxito. En uno de sus estudios, analizaron a un grupo de niños de 4 años. Les ofrecieron escoger una alternativa: o hacer un rompecabezas fácil, o intentar completar uno más difícil. Incluso en tan temprana edad, distinguieron ya claramente a dos grupos:

Los niños con mentalidad fija, que preferían quedarse con lo conocido, para no cometer errores. El éxito para ellos tiene que ver con «no cometer errores» y con demostrar que hacen bien las cosas.

Los niños con mentalidad de crecimiento, que se mostraban entusiasmados por intentar hacer algo más difícil. Para estos niños, el éxito tiene que ver con ampliarse a sí mismos, con aprender y crecer. Y el resultado es que, con esfuerzo y constancia, consiguen llegar a ser más inteligentes.

Lo más importante de la aportación de Carol Dweck es que el hecho de conocer que puedes desarrollar valiosas cualidades crea pasión por aprender. La característica principal de la mentalidad de crecimiento es la pasión por ampliarse uno mismo y mantenerse en ello, incluso cuando las cosas no van bien.

La mentalidad es una parte importante de tu personalidad, pero puedes cambiarla.

La inteligencia de una persona NO es algo dado e inamovible.

La capacidad de partida realmente no es idéntica para todas las personas, pero no es determinante. Aunque tengas capacidad, necesitas aprender. Cualquier persona puede desarrollar sus capacidades intelectuales si quiere aprender y aplica la dedicación y esfuerzo necesarios.

ELOGIOS Y ETIQUETAS

El peligro de los elogios y las etiquetas

En otro de sus estudios, realizado entre cientos de jóvenes, analizaron la reacción que tenían a los elogios que recibían por haber resuelto un conjunto de problemas relativamente difíciles.

A algunos los elogiaron por su habilidad en resolver los problemas. Les señalaron «tienes mucho talento».

A otros los elogiaron por su esfuerzo. Algo así como «es genial, has trabajado muy duro».

A pesar de que los dos grupos eran muy similares, empezaron a diferenciarse tras los elogios. El elogio a la habilidad conducía hacia la mentalidad fija y, cuando se les daba a elegir, preferían resolver tareas fáciles.

Sin embargo, el elogio a los alumnos por su esfuerzo llevaba a la mentalidad de crecimiento, la mayoría de ellos prefería una nueva tarea estimulante de la que pudiera aprender.

Si queremos promover una mentalidad de crecimiento, es necesario elogiar el esfuerzo y no el resultado.

Deportes,

La mentalidad de los campeones

En el deporte, la mayoría de gente cree en el talento innato, incluso muchos expertos.

Sin embargo, la realidad nos demuestra que la idea de talento natural no es suficiente, y que el esfuerzo de cada persona cuenta (y mucho):

Michael Jordan fue descartado del equipo universitario de baloncesto y no fue fichado por la Universidad para la que quería jugar. Sin embargo, gracias al trabajo duro y la disciplina consiguió la cima del éxito.

Wilma Rudolph se convirtió en la mujer más rápida de la Tierra en 1960. Y aunque pueda sorprender, ella estaba muy lejos de ser una maravilla física. Fue una niña prematura, la 20ª hija de los 22 hijos que tuvieron sus padres y que estaba siempre enferma. Tras sufrir poliomielitis quedó con la pierna izquierda casi paralizada y los médicos le dieron pocas esperanzas de que pudiera utilizarla otra vez. Durante 8 años se dedicó intensamente a la fisioterapia, hasta que consiguió andar con normalidad y empezó a entrenar con constancia hasta convertirse en la atleta que llegó a ser. Toda una lección de cómo una persona puede desarrollarse.

Los negocios,

La mentalidad y el liderazgo

En el mundo de los negocios también la mentalidad es fundamental.

Del estudio de Robert Wood y Albert Bandura sobre la mentalidad y las decisiones ejecutivas, nos muestra la conclusión de que la mentalidad de crecimiento hace que las personas se enfrenten a los errores y sean capaces de utilizar las críticas de los demás para cambiar la estrategia que están siguiendo y conseguir el éxito en sus objetivos.

Los líderes con mentalidad fija no consiguen crecer de la manera necesaria (Dweck comenta los casos de Iacocca o Dunlap). Mientras que los líderes con mentalidad de crecimiento son los que consiguen grandes logros, y aquí explica los casos de éxito de:

Jack Welch, que consiguió aumentar el valor de General Electric de 14.000 millones $ en 1980 a 490.000 millones $ en el año 2000.

Lou Gernster, que consiguió aumentar el valor de las acciones de IBM en un 800% entre 1993 y 2002.

Anne Mulcahy, que consiguió salvar a la compañía Xerox de la difícil situación que atravesaba en el año 2000.

Relaciones sentimentales,

La mentalidad enamorada

El camino del amor tampoco está exento de dificultades y situaciones de sufrimiento. Cuando se producen problemas, a algunas personas les afecta de forma que les impide formar relaciones sentimentales estables en el futuro, mientras que otras son capaces de reaccionar, aprender y seguir adelante.

Una persona con mentalidad fija se siente etiquetada por el fracaso o el rechazo y su futuro se ve afectado negativamente en el plano sentimental. En la mentalidad fija, acostumbran a aparecer problemas: si tienes que trabajar por ella, es que no estaba predestinada. Las personas con mentalidad fija esperan que todo lo bueno ocurra de forma automática.

Los problemas señalan defectos de carácter. Las personas con mentalidad fija acostumbran a culpar de los problemas a la personalidad de su pareja, sin entrar a analizar en profundidad las verdaderas causas.

Sin embargo, la mentalidad de crecimiento permite a las personas aprender de las circunstancias vividas para disfrutar de mejores experiencias en su futuro.

Padres,

Profesores y entrenadores

También madres, padres, profesores y entrenadores debemos poner especial atención en crear mentalidad de crecimiento.

Cada palabra que pronunciamos y cada acto que hacemos envían un mensaje concreto. Debemos poner especial atención en el tipo de mensaje que damos. No es lo mismo decir frases del tipo: ‘¡qué list@ eres! Te lo has aprendido todo casi sin estudiar’ o ‘eres un genio’, que frases como ‘me gusta que hayas intentado toda clase de estrategias con estos problemas en matemáticas’,  ‘estoy orgullosa de que hayas dedicado tanto tiempo a tu trabajo de ciencias. Estoy segura de que te habrá ayudado a aprender mucho’.

Porque es importante que el elogio

se centre en el esfuerzo

El elogio no debería ser sobre los atributos personales de la persona, sino sobre el esfuerzo que ha realizado y sobre los logros conseguidos. «Los profesores excelentes creen en el crecimiento de intelecto y del talento y están fascinados por el proceso de aprendizaje».

Promover una mentalidad de crecimiento es un modo de mejorar las probabilidades de éxito en lo que nos proponemos. Para ello, es necesario dar el primer paso y tener fuerza de voluntad, siendo conscientes de las ventajas que aporta.

La mentalidad de crecimiento es la que cree que la inteligencia se puede desarrollar, conduce a un deseo de aprender y, por lo tanto, a aceptar los retos, ver el esfuerzo como un camino de mejora, aprender de las críticas y a encontrar lecciones e inspiración en el éxito de los demás. El resultado es que, las personas con mentalidad de crecimiento alcanzan niveles más altos en aquello que se proponen.

Porque existe una llave que abre todas las puertas… la actitud.

Hablando de actitud,

¿Por casualidad?

La actitud es un pequeño gesto que marca una gran diferenciaLa vida no es de una forma concreta, la forma se la das tú con tu mirada. Las cosas son como tú las miras. Y me gusta coincidir con personas que miran la vida de un modo muy parecido al mío. Me gustan las personas que sonríen a pesar de sus problemas. Porque tu vida no es perfecta ahora… ni lo va a ser nunca y, sin embargo, eso no debe ser un inconveniente para disfrutar de las cosas buenas que te suceden.

Me gustan estas «casualidades» que llegan a mí.

Gracias a las «casualidades» más bonitas que habéis llegado a mi vida, por el tiempo que sea, sé que habéis aparecido aquí por algún motivo, a veces inesperado, me gusta sentir la magia que se genera sin pretenderla…

Dos almas no se encuentran por casualidad,

el encuentro de dos personas

es como el contacto de dos sustancias químicas:

si hay alguna reacción,

ambas se transforman

By Your Side

You think I’d leave your side, baby?

You know me better than that…

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Marta Grañó

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

ALFABETIZACIÓN EN DEPORTES ELECTRÓNICOS

Publicado el

A PASOS MUY ACELERADOS

A nadie se le esconde que nuestra sociedad está cambiando a pasos muy acelerados. La formación continua y la actualización docente es básica no solo a nivel profesional, sino en todos los ámbitos de la vida.

Internet ha supuesto un gran avance y hay un fenómeno que ha ido creciendo en los últimos años como es el uso de los videojuegos entre los más jóvenes e incluso niños. García Astete, Margarita, en el artículo «Videojuegos para apoyar  el desarrollo de competencias TIC en la formación docente»RED. Revista de Educación a Distancia [en línea] 2014, (Diciembre) señala que:

«Hay evidencia creciente de que uno de los impactos de la presencia de infraestructura tecnológica digital en las escuelas apunta en la dirección de mejorar algunas de las “competencias esenciales del siglo XXI”. Entre ellas, cabe mencionar las competencias digitales, pero de mayor valor son aquellas relacionadas con la búsqueda y selección de información, la comunicación y el trabajo en equipo, el análisis crítico y la resolución de problemas».

En las conclusiones este mismo artículo señala que «Esta práctica docente consideró a los Videojuegos, como un recurso educativo digital para actualizar las metodologías de enseñanza aprendizaje y poder aportar así al diseño de Proyectos Educativos. Ésta es, sin duda, una nueva opción que debiera ser considerada por los docentes de aula en crear estrategias para nuevos ambientes de aprendizaje y nosotros como formadores en la educación superior, tenemos que reconocer las competencias nativas que poseen los estudiantes al ingresar a las universidades, como también responder en el desarrollo de las competencias TIC necesarias en los futuros docentes».

Lo que está claro es que ni la sociedad ni la escuela le pueden dar la espalda a este fenómeno de masas que hoy en día llega a congregar de manera presencial a casi 180.000 personas y a más de 45 millones de espectadores online. El deporte electrónico con la aparición de juegos como Fifa, Class Royal o League of Legends y la creación y desarrollo de grandes ligas y eventos a nivel global y local está rompiendo esquemas.

Ján Figeľ, miembro de la Comisión Europea  y responsable de Educación, Formación, Cultura y Juventud, afirma que el aprendizaje permanente es una necesidad en la sociedad del s. XXI. Por ello, tenemos que mejorar nuestras aptitudes y competencias a lo largo de toda nuestra vida, no solo para realizarnos personalmente y ser capaces de participar activamente en la sociedad en que vivimos, sino también para poder tener éxito en un mundo laboral en constante evolución.

Ser competentes, una afirmación que hemos oído en multitud de ocasiones y por dónde debe caminar la educación del S XXI, formar individuos para que puedan desenvolverse en esta sociedad cambiante. Ante la proliferación del fenómeno de los deportes electrónicos urge dar un paso adelante, “regular” y “alfabetizar” porque no todos los videojuegos son “sanos” ni fomentan los valores del deporte y el buen civismo.

LAS COMPETENCIAS NECESARIAS

La alfabetización informacional, según recoge la Unesco, requiere que los usuarios cuenten con las competencias necesarias para utilizar las tecnologías de la información y la comunicación y sus aplicaciones, a fin de tener acceso a la información y poder crearla. Pero en este punto tenemos que hablar de varias competencias, así, de competencia digital, pero también de competencia social, ya que el uso de los videojuegos no solo implica el uso seguro y crítico de las TIC para obtener, analizar, producir e intercambiar información, sino que hay que tener en cuenta las capacidades para relacionarse con las personas y participar de manera activa, participativa y democrática en la vida, que tengan la capacidad de comunicarse de una manera constructiva en distintos entornos, mostrar tolerancia, expresar y comprender puntos de vista diferentes, negociar sabiendo inspirar confianza, y sentir empatía, que sean ciudadanos capaces de gestionar el estrés y la frustración y de expresarlos de una manera constructiva, y también de distinguir la esfera profesional de la privada.

Trabajar ambas competencias se puede hacer utilizando los videojuegos, que ya nuestros hijos utilizan en casa y que pueden llegar a ser una herramienta educativa motivadora y muy significativa. Muchos de estos videojuegos ofrecen la posibilidad de mejorar habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores, actitudes, emociones, y otros componentes sociales y de comportamiento.

Es una oportunidad para  implantar en la escuela y se puede desarrollar tanto en un contexto educativo formal, teniendo en cuenta los criterios de evaluación de cada área y nivel, como en los no formales e informales.

UNA GRAN OPORTUNIDAD

El fenómeno de los videojuegos no es nuevo, aunque algunos lo quieran ver así. Las críticas en la mayoría de las ocasiones están basadas en argumentos poco sostenibles y que me recuerdan a cuando se implementaron las Aulas Medusa en los centros hace casi veinte años.

Recuerdo a muchos de mis compañeros docentes decir, por aquellos años, los mismos argumentos negativos que ahora se están dando en contra de los videojuegos o eSports en los centros: «yo no llevo a los niños a los ordenadores porque se meten en páginas que no deben o se ponen a chatear o a ver vídeos musicales».

Lógicamente, que si detrás de la implementación de los videojuegos o los eSport no hay una regulación normativa y un trabajo de formación del profesorado, de las familias y del alumnado, claro que se puede llegar a convertir en algo negativo, e incluso adictivo.

Pero eso no es otra cosa que lo que está ocurriendo en la actualidad con muchos adolescentes que no han sido «alfabetizados» ni educados, ni acompañados, ni guiados por nadie, ni por la escuela ni por la familia. Creo que se presenta una gran oportunidad para la educación, para los jóvenes y para la regulación normativa de los eSports y no dejarlo «a libre albedrío» de grandes empresas, cuyo único interés podría ser el económico.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Esteban Gabriel Santana Cabrera

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

XV CONGRESO ESTATAL DE LA INSPECCIÓN DE EDUCACIÓN

Publicado el

Hoy queremos compartir con los miembros de la Comunidad INED21 una cita muy especial, la del XV Congreso estatal de la Inspección de Educación, un encuentro muy interesante para todos los profesionales y personas interesadas en el mundo de la enseñanza-aprendizaje y, de manera particular, para todos los inspectores, y para todos los docentes vinculados con el ámbito de la Inspección Educativa.

ROL DE LA INSPECCIÓN

«El Congreso se centrará en el Rol de la Inspección de Educación, en sus diferentes vertientes:

El inspector-a garante de derechos de la comunidad educativa.

La evaluación de las direcciones escolares.

La evaluación de la función docente.

La contribución para la mejora de la competencias del alumnado.

La gestión de la convivencia en la era digital.

La implantación de la Formación Profesional Dual.

En intervención comunitaria (modelo de Zorroza, Bilbao).

Así, los objetivos que se persiguen con el XV Congreso se concretan en:

1

Contribuir a la formación, perfeccionamiento y actualización de los y las profesionales que ejercen sus funciones en la Inspección Educativa.

2

Dar a conocer experiencias que se desarrollan en Euskadi y posibilitar el debate y el contraste con experiencias del estado.

3

Construir / generar conocimiento basado en experiencias de éxito.

4

Abrir vías de comunicación entre profesionales de distintos territorios.

5

Mostrar la ciudad de Bilbao, como ciudad acogedora, innovadora y vanguardista que ofrece conocimiento y se implica en ello.

6

Presentar la cultura y la lengua vasca como algo vivo y actual.

7

Enseñar Bizkaia como territorio con gran atractivo cultural, de ocio, gastronómico

Para lograr los objetivos propuestos se pretenden organizar actividades de diverso tipo a lo largo de las tres jornadas. Así, actividades más académicas en la parte matinal y más lúdico-didáctico-culturales a la tarde completarán el XV Congreso Estatal de Inspección Educativa / Estatuko Hezkuntza Ikuskarien XV Kongresua».

Asociación de Inspectores e Inspectoras de Educación de Euskadi / Euskadiko Hezkuntza Ikuskarien Elkartea (AIEE/EHIE)

Por lo tanto, hablamos de un evento que ningún profesional de la Inspección Educativa debiera perderse –si tiene la oportunidad de estar los próximos días, 17, 18 y 19 de octubre de 2018, en Bilbao, sita en el Palacio Euskalduna–.

Con la viva recomendación de que asistan, les dejamos con el enlace a su dirección web; a través del cual los interesados pueden ya realizar su inscripción. Un lujo.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Iván Serafín León

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

LAS ALTAS CAPACIDADES Y SU DIFUSIÓN POR LAS REDES SOCIALES

Publicado el

Ya dije hace unas fechas que algo se movía en España en relación con las altas capacidades. El jueves 5 terminamos la segunda promoción del Experto en Altas capacidades que hacemos en UNIR.

Este año hemos formado a más de cien profesores (#uniraacc). Los medios de comunicación no son ajenos a este movimiento. Prueba de ello es que el lunes 2 de Julio se emitió el programa Memoria de Delfín, en el que se abordó esta temática, con un preámbulo sobre Alfred Binet muy interesante y acertado.

El programa se difundió mucho por la redes sociales y ha alcanzado cierta popularidad, tal como se ve en la imagen adjunta (solo nos gana Eurovisión). Pero para que se quede aquí registrado en nuestro historial particular, os dejo el podcast del programa que, en lo relativo a nuestro tema, llega hasta el minuto 50.20.

Solo me queda agradecer a Arturo Martín su amabilidad e interés por el tema sobre el que charlamos y en el que intervinieron, también, Cristina Luna y Luz Orihuela aportando sus visiones como persona de alta capacidad y madre, respectivamente. Sin duda, muy interesantes visiones.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Javier Tourón

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-17

Publicado el

17

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «La nueva educación» de César Bona.

RESEÑA

«La nueva educación»

Los retos y desafíos de un maestro de hoy

César Bona

La nueva educación es el testimonio sincero y valioso de un maestro de hoy. Este es el resumen que nos hace La casa del libro, en el que nos anima a comprarlo. En sus propias palabras: «Yo no hago nada extraordinario: solo me divierto en clase».

«Cada niño es un universo. Todos los niños son extraordinarios y no basta con llenarles la cabeza de datos, sino que hay que facilitarles herramientas como conocimiento, empatía, sensibilidad y resiliencia para que puedan salir fortalecidos de las situaciones adversas. Deben saber que si se proponen algo y luchan por ello, pueden conseguirlo, y que de ellos depende que el mundo sea un lugar mejor».

César Bona

«César Bona, uno de los cincuenta mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize, el llamado Premio Nobel del profesorado, nos aclara en este libro que ser maestro no es acomodar a los alumnos a unos planes de estudio: todo educador debe adaptarse al motor imparable y entusiasmado de un niño. Hay que motivarles, estimular su creatividad y aguijonear su curiosidad; porque los niños no son solo los adultos del mañana: son habitantes del presente».

En el libro, hace un recorrido por los proyectos que ha llevado a cabo en cada uno de los sitios en que ha ejercido como maestro, sirviéndole como método reflexivo para analizar sus propias experiencias, animando a su vez al profesorado para que estimule la creatividad de los niños y niñas, trabajando todos en beneficio de la educación para ponerla en el lugar que merece.

Su relato es ágil, sencillo, crea curiosidad por seguir leyendo y esto hace que el libro en tus manos permanezca hasta el final. Está lleno de anécdotas y de relatos de su experiencia cotidiana con sus propias reflexiones educativas.

César cree haber dado con las piezas que componen el puzle de lo que, a su parecer podría ser un maestro completoUn maestro debe:

1

Invitar al compromiso social de los alumnos y de las alumnas: hacerles conscientes de que ellos y ellas pueden hacer un mundo mejor.

2

Estimular el respeto al medio y a los seres que lo comparten con nosotros y nosotras.

3

Tener autoconocimiento. No puedes enseñar a un niño o una niña si no te conoces a ti mismo.

4

Estimular cada día la creatividad y la curiosidad, así que ha de ser curioso y creativo.

5

Aprender a gestionar sus emociones y así podrá guiar al alumnado para que gestione las suyas.

6

Contagiar actitud. Será ejemplo para cientos de niños y niñas.

7

Trabajar conjuntamente con alumnado, familias y administraciones locales.

8

Ser una persona tecnológica. A estas alturas nadie debería dudarlo.

9

Tener la mente abierta y estar preparado o preparada para encontrar cosas maravillosas a su alrededor.

10

Ser consciente de que lo que hagamos va a marcar a nuestro alumnado.

«Las puertas de las escuelas han de estar abiertas; no solo para que entren los niños, sino para que sus ideas salgan y transformen al mundo».

Como él mismo relata, no se considera nada especial, es que ha tenido la suerte de que un amigo, que conocía de sus experiencias en la escuela, lo presentara al premio. Gracias amigo de César y gracias a ti por contarnos los proyectos que has llevado a cabo. Ha sido un verdadero placer leerte. Hay maestros y maestras con verdaderos proyectos dignos de que sean conocidos. Desde aquí, animo a que se visibilicen esas experiencias para el beneficio de la Educación.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Dolores Álvarez Peralías

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...