SI YO TUVIERA LA LLAVE…

Publicado el

UNA LECCIÓN

La vida es una lección

Aunque nos cuesta un poco darnos cuenta. Que la vida va en serio… un@ lo empieza a comprender un poco tarde.

¿Por qué no te das cuenta de muchas cosas hasta que tienes una cierta edad? ¿Por qué hay épocas en las que pasas por la vida sin vivir realmente? ¿Por qué, de repente, un día empiezas a descubrir un montón de cosas evidentes… que hasta ese momento te habían pasado desapercibidas?

Me encantaría tener la llave que da la respuesta… me encantaría saber qué es lo que te abre los ojos en un momento determinado, justo en ese momento y no antes…

Si yo tuviera la llave, la habría usado antes, podría explicar a mis hij@s cómo hay que mirar la vida para verla bien desde el principio y la usaría para dar respuesta a esas conferencias que me solicitan para hacer cambiar el modo de pensar de los asistentes, en las que en menos de una hora debes conseguir abrirles los ojos a una realidad concreta que, por algún motivo, les resulta invisible, o no les interesa en ese momento, porque están demasiado ocupados en resolver su larga lista de tareas urgentes y en hacer más cosas de las que realmente permitiría un horario estándar.

No sé cuál es la llave que da la respuesta a este tipo de preguntas. Pero hace muchos años que la busco. Hace muchos años que intento sintetizar cuál es la lección imprescindible en la vida…

Probablemente por ello, hace ya años leí con mucha atención lo que José Félix Pérez Orive escribió sobre el tema en su libro «La lección imprescindible. Lo que padres e hijos deben saber para andar por la vida». Me convertí en seguidora suya unos años antes, después de leer su primer libro «Un adiós a la empresa» –uno de mis libros favoritos, junto con «Del capitalismo al talentismo» de Juan Carlos Cubeiro–. Y buscaba una respuesta: ¿cuál es esa lección imprescindible en la vida?

LA LECCIÓN IMPRESCINDIBLE

Me gustaría recordar algunos de los conceptos que desgrana el autor en el libro, que me parecen especialmente interesantes para pensar y que los mezclo con reflexiones propias para intentar encontrar esa fórmula de la lección imprescindible que a las madres y padres nos gustaría dar a nuestr@s hij@s para andar por la vida.

El derecho a la irresponsabilidad se ha acabado

El autor expone que, en algunas sociedades como la nuestra, se ha producido una cierta relajación en la exigencia para con los hijos y que, unido a determinados elementos del entorno, ha derivado en una especie de «derecho a la irresponsabilidad», y suele suceder que la apatía de los hijos se compensa con la creciente responsabilidad de los padres.

Esta situación debería cambiar, y establecer que el derecho a la irresponsabilidad se ha acabado. Aunque dirigir a los hijos no es tarea fácil. Hay que proteger y empujar… pero nunca podemos estar absolutamente seguros de si lo estamos haciendo bien. ¿Cuál es la prioridad en cada momento: proteger o empujar? En la educación no hay reglas fijas y el instinto también tiene su papel en esta difícil tarea de encontrar el sano equilibrio entre motivar y proteger.

José Antonio Marina escribía en su libro Aprendiendo a vivir:

«La educación de la responsabilidad resulta difícil en la actualidad, porque es víctima de una compleja conjura de la irresponsabilidad que presiona sobre la juventud, quién al final acaba pagando las consecuencias».

PARA CRECER: EDUCACIÓN

Sobre este punto, he escrito muchísimas veces… Tu capacidad de aprender es tu activo más valioso. Sin ninguna duda. Lo importante es no dejar de aprender, que no significa repetir conceptos… sino aprender a formular las preguntas adecuadas y a saber encontrar las respuestas donde antes no habíamos entrado nunca.

Soy una firme convencida de que la educación es la inversión más rentable y eso deben tenerlo muy claro nuestr@s hij@s. Su futuro dependerá, en buena medida, del esfuerzo que hagan en formarse y en aprender. La educación no debería ser vista como una carga o como una imposición incómoda, sino como la vía al crecimiento como persona y la que te va a dar las mayores opciones de autonomía y de realización personal.

PONTE LAS PILAS

Sin duda, la lección imprescindible pasa por que cada un@ se ponga las pilas. Ser consciente de que la vida no va de encontrarse a un@ mism@, sino que va de construirse a un@ mism@.

Tú vas a construir lo que serás, vas a forjar tu marca, vas a tener que cuidarla, tendrás que superar incertidumbre y malos momentos –sí, nadie te los podrá evitar–, pero debes mantener un deseo enorme por conseguir tus objetivos, tus sueños y trabajar para conseguirloDice Pérez Orive:

«El joven, hasta los veintitrés o treinta y un años de edad, no madura. Sigue viendo las cosas como una película. Fantasea con sus contenidos, ídolos y posibilidades. No acaba de ser consciente de qué es el mundo… necesita crearse una realidad».

Tal vez es así, pero en algún momento deberás despertar a esa realidad. Porque nadie va a vivir tu vida, ni la va a administrar… o, si alguien lo hace, luego te vas a lamentar de no haber sido tú quien haya dirigido el timón de tu vida. De verdad, ponte las pilas

¿SERÍA SUFICIENTE?

¿Sería suficiente con estos tres ejes para formular la lección imprescindible? Imagino que no, aunque no cabe ninguna duda de que son pilares imprescindibles:

Responsabilízate de tu propia vida.

Invierte en ti.

Y ponte las pilas.

 

Seguiré buscando esa llave que nos dé la respuesta…

aunque, a lo mejor, cada cuál debe encontrar su propia llave

y decidir qué puerta es la que desea abrir y qué puerta cerrar…

Si yo tuviera la llave…

No busquemos salida,

si nunca quisimos entrar…

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Marta Grañó

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

LA CONTEMPLACIÓN PUEDE MEJORAR NUESTRA ACCIÓN

Publicado el

La contemplación es un acto que permite una observación con apariencia pasiva de lo que estamos observando. Digo apariencia pasiva porque, a priori, no supone ningún esfuerzo. Pero, paradójicamente, viviendo en un mundo sobre estimulado, hay muchas personas a las que estar en estado contemplativo les resulta muy difícil… porque ya no saben estar sin estar atendiendo en movimiento o pendientes a un movimiento rápido: a algo o a alguien.

Un estado de quietud no significa necesariamente estar en un ‘estado pasivo’. Al contrario, la contemplación implica estar muy activo en un presente que requiere rebajar ritmos y tensiones para pasar a una observación relajada a la vez que activa.

La contemplación nos lleva a poder observar un estado de cosas, uno mismo o una misma, un paisaje, una obra de arte, o ver pasar a la gente desde un banco de un parque sin otra intención que la de observar. Es una forma que nos lleva al famoso estado del «aquí y ahora».

En una sociedad que reclama la constante acción como forma de estar en la vida para ser productivos, para tener la sensación de no perder el tiempo, para que nada se nos escape, el estado contemplativo parece no estar de moda o incluso se llega a menospreciar las personas que parece que estén en este estado de forma más evidente.

Sin embargo, la contemplación me parece cada vez más necesaria por varios motivos:

La contemplación nos permite relajar la mente. Cuanto más relajada está la mente, más capaz es de tomar decisiones desde un lugar de serenidad en el que se puede evaluar mejor todo aquello que está en juego en una determinada situación.

La contemplación nos permite poder observar mejor los matices, los detalles dentro de un marco global de aquello que observamos. En oposición, cuando observamos demasiado rápidamente caemos fácilmente en automatismos que hace que nos saltemos pasos o elementos importantes de aquello que vivimos.

La contemplación nos permite realizar una actualización inconsciente de toda una serie de cosas que hemos elaborado durante días o incluso años anteriores sin que lo forcemos. Efectivamente, en estados de contemplación, de repente, nos damos cuenta de cosas o se nos enciende la bombilla sobre cosas que no sabíamos abordar en un momento dado cuando lo intentábamos, una y otra vez. La contemplación puede ser pues un lugar de resurgimiento.

La contemplación puede ser también un lugar donde desarrollar la aceptación de aquello que más nos duele, pero sin llegar a sufrir. El poder observar experiencias desde una observación tranquila implica que podamos procesar mejor nuestras frustraciones, las cosas que no entendemos tanto sobre nosotros mismos y nosotras mismas, como de las que nos rodean. Y a partir de esta aceptación podremos elaborar estrategias probablemente mucho más acertadas que desde la impaciencia.

Me preocupa que la contemplación esté tan denostada en la vida actual donde la sobre-actividad mental se genera por presión social y por la inmersión de dispositivos digitales que, seamos francos, pocas personas saben gestionar como lo certifican cada vez más estudios. Y no solo se trata de los nativos digitales. Basta con subirse a un autobús para ver como una gran parte de la gente se entretiene o trabaja detrás de una pantalla; o entrar en un restaurante y comprobar que, en muchas mesas, las personas que las comparten están cada una mirando su móvil; o comprobar cuántos padres y madres están en el parque mirando su móvil y mirando por encima de él para ver qué hace su hijo o hija.

Por la misma razón, no es de extrañar que –en paralelo– se hayan desarrollado tantos retiros contemplativos o de prácticas relacionadas con el cuerpo. Porque sentirnos el cuerpo es también una forma de contemplar, de sentirnos presentes.

Así que, preguntarse cuánto tiempo hace que no te dedicas a contemplar también puede ser un indicativo de tu calidad de vida, de tu saber estar contigo mismo o contigo misma, de pararte a observar lo que hay y no estar sometido constantemente a lo que debería ser para poder evaluar de forma más realista y con consciencia de más elementos que existen en la realidad.

Contemplar no es estar en Babia,

es observar serenamente y con una alerta relajada.

Contemplar nos lleva a poner distancia a nuestra acción y poder valorarla desde un lugar más sosegado, lo cual nos puede generar más seguridad y efectividad en nuestras elecciones.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Alexandra Farbiarz Mas

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

EL CI 130, ¿CAUSA PERDIDA?

Publicado el

¿CAUSA PERDIDA?

El CI 130,

una obsesión con poco fundamento

Esta puede ser una causa perdida, pero vamos a intentarlo de nuevo. El CI o COCIENTE intelectual (¡no coeficiente por favor!) es, originalmente, una ratio entre la edad mental y la cronológica. Actualmente el CI es una escala estandarizada de puntuaciones transformadas linealmente de las originales del test y que tienen una media de 100 y una desviación típica de 15. Es decir, que  es posible transformar cualquier variable de puntuaciones directas (las que se obtienen de la corrección del test) en puntuaciones de CI, obteniendo un resultado estandarizado: CI=100+15Z.

Los tests, ordinariamente, se construyen en torno a concepciones determinadas de la inteligencia (actualmente, la mayoría siguen el modelo Cattell-Horn-Carroll, CHC). Puede verse una descripción sencilla en castellano en este artículo (p. 71 y ss). Y, desde luego, en el libro de Pfeiffer, en relación a este particular, el capítulo 5.

Primero

Hay que tener en cuenta que el CI es una puntuación de síntesis que se obtiene, depende de los tests, generalmente como un promedio. Esto significa que si entre la puntuaciones que producen el promedio hay mucha dispersión (varianza) se produce aquello que se dice en broma (pero en serio): “si uno se come dos pollos y el otro ninguno, al final resulta que cada uno se ha comido un pollo”. Dicho en otros términos, una puntuación promedio oculta las diferencias (a menos que se tengan en cuenta, claro), el perfil de las capacidades que han dado lugar al promedio. Esto no es una cuestión menor. Hay también una razón de porqué las puntuaciones de los test se distribuyen normalmente (con arreglo a la curva normal), y ello tiene que ver con la dificultad de los ítems. Variando esta se podrían obtener otras distribuciones, pero esto no es del  caso ahora.

Segundo

La valoración de la inteligencia no es estable ni en el tiempo, ni por los tests, modos de aplicación, situación personal del evaluado, condiciones ambientales, etc. Esto está demostrado hasta la saciedad en la literatura especializada. El CI cambia a lo largo del tiempo.

Tercero

Un mismo CI puede ser el resultado de perfiles cognitivos y de capacidades absolutamente diversas, por lo que no es útil para la planificación educativa.

Cuarto

No es posible determinar que a partir de un determinado valor de CI (en este caso 130, pero podría ser cualquier otro) es posible establecer “quién es” y “quién no es”. No existe posibilidad ni argumento científico para tal afirmación. Del mismo modo que no es posible establecer un punto de corte rígido con la altura o el peso, o la presión arterial para decir quién es alto, bajo, gordo o flaco, hipertenso o no. Estamos hablando de continuos. No de puntos de ebullición o sublimación que sí son constantes (en condiciones normales de presión y temperatura) para cada sustancia, produciéndose un cambio de estado al alcanzar la temperatura apropiada. Por tanto, no hay un “cambio de estado” al alcanzar o superar una determinada puntuación de CI. Por lo mismo, giftedness es un constructo social, no una realidad física, rasgo, atributo o “estado del ser”.

Quinto

¿Entonces el CI no significa nada?: en absoluto, significa mucho, y un CI alto, o bajo, nos pone en la pista de buscar el perfil de la persona, los puntos fuertes y débiles… y nos dice que una persona comparada con otras que les sean comparables, está por encima o por debajo de, digamos, tal percentil. Esto apunta a otra cuestión tampoco menor: la medida es también en este caso relativa a la referencia: “los otros”. Además es indirecta y probabilística. Demasiadas objeciones para decir que en 130 de CI pasa algo, emerge algo o aparece algo que por debajo de ese valor no estaba.

En suma, el CI no es una huella dactilar de la persona. Por ello, ha de tomarse con prudencia, valorar su obtención, reevaluarlo periodicamente, considerar siempre el error de medida y la fiabilidad de la prueba, no olvidar el enfoque out of level, esencial en los más capaces. Y, desde luego, no perder de vista que las decisiones las toman las personas, no los tests.

Nadie es profeta en su tierra, me consta, por lo que añado unos párrafos del libro de Pfeiffer citado más arriba. Pongo énfasis ahora, que no está en el original, en lo que juzgo más importante.

«Muchas personas todavía creen en una puntuación mágica de CI, en algo así como un número único y singular que sería el indicador exclusivo y definitivo de la capacidad mental de una persona. Incluso en el campo de la educación sigue vigente el mito -perpetuado en ocasiones por los medios de comunicación- según el cual cada persona nace con un cierto CI, una puntuación fija e inmutable, que formaría parte de ella desde el momento de su nacimiento y que estaría predeterminada por factores biológicos y genéticos (Pfeiffer, 2012, 2013b).

Alan Kaufman, una autoridad internacionalmente reconocida en el ámbito de la evaluación del CI, nos recuerda sin embargo que esta aseveración está muy lejos de ser verdad.

“Se trata de una estupidez, de una interpretación errónea muy frecuente. No existe tal cosa como el CI de una persona. Este es un constructo que varía. Cambia el test de CI, y verás cómo cambia el CI. Cambia de examinador, el día de la prueba, el estado de humor de la persona evaluada o el nivel de alerta del examinador, y verás cómo cambia el CI. Evalúa a una misma persona doce veces y obtendrás doce CIs diferentes (Kaufman, 2009, p. 3).

Si bien todavía son muchos aquellos que se refieren a estos tests de CI como pruebas de aptitud cognitiva o de procesamiento mental, dichos tests ya no proporcionan “cocientes intelectuales”. El cociente fue sustituido por puntuaciones estándar o compuestas una vez quedó demostrado con claridad que el CI original -una ratio obtenida a partir de la división de la edad mental entre la edad cronológica y multiplicada por 100-, no funcionaba demasiado bien desde un punto de vista evolutivo ya que el crecimiento en un año en capacidad mental no era algo perfectamente lineal a lo largo de los rangos de edad medidos por los tests (Kaufman, 2009). David Wechsler revisó el cociente y lo reemplazó por puntuaciones estándar en 1939, si bien continúo llamando CI a la puntuación total obtenida. La escala Stanford-Binet comenzó a utilizar puntuaciones estándar en 1962 pero, al igual que las escalas de Wechsler, también continuó usando el término CI hasta su cuarta edición.

Dicho esto, ¿qué cabe decir de la relación existente entre la evaluación del alumnado con altas capacidades y la aplicación de tests de CI? Este capítulo examinará con detalle esta cuestión, sin duda importante y decisiva, así como otros aspectos relacionados con la evaluación de las aptitudes o capacidades cognitivas de estos alumnos. Asimismo, analizaremos de forma sucinta algunos tests de rendimiento académico y su relación con la evaluación del alumnado más capaz».

Más adelante señala:

«Mi propia posición acerca del “mejor” enfoque a la hora de interpretar los tests de CI en el ámbito de la evaluación de las altas capacidades es como sigue: ¡depende del propósito con que realicemos la evaluación de las altas capacidades! Si el objeto de la evaluación de las altas capacidades es identificar aquellos estudiantes de un determinado centro educativo, o distrito, que son intelectualmente dotados (recuérdese la primera lente del modelo tripartito) y que son los candidatos más idóneos para un programa local dirigido a alumnos con altas capacidades, en tal caso el hecho de poner el foco en la puntuación global de CI de cada candidato o en las puntuaciones compuestas de uno o más tests de inteligencia nos proporciona una enorme cantidad de información a la hora de seleccionar a los mejores candidatos. Este enfoque tanto de la identificación como del diagnóstico es particularmente equitativo e imparcial.

No obstante, si el propósito de la evaluación de las altas capacidades es obtener una comprensión detallada e integral del perfil de aptitudes cognitivas de un alumno con altas capacidades, tanto de sus fortalezas como de sus posibles debilidades (de cara a una planificación educativa o una orientación académico profesional), en tal caso la interpretación del test, en mi opinión, resulta más beneficiosa si se examinan los factores incluidos en el modelo CHC, en concreto, las aptitudes del estrato III medidas por uno o varios subtests, o incluso mediante un análisis ideográfico cualitativo, como analizaremos más adelante».

Pues dicho queda.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Javier Tourón

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO-30

Publicado el

30

RESEÑAS DE LIBROS PARA EL MUNDO EDUCATIVO

Cuando leo un libro que me gusta, suelo hacer una reseña para que mi mente no lo olvide, para dejar constancia de aquello que me ha llamado la atención y, también, me sirve como ejercicio de estructuración de mi propio pensamiento, debo destacar aquello que me ha entusiasmado y relacionarlo con mi propia experiencia personal.

Una de mis últimas lecturas ha sido: «Desenterrando el silencio, Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar» de Francesc Escribano.

RESEÑA

«El mar será muy grande y muy ancho. Y hondo. La gente irá allí a bañarse. Yo no he visto el mar. El maestro nos dice que iremos a bañarnos».

Florentina Sáez

Este texto libre anterior pertenece a una alumna de Antoni Benaiges, de sus publicaciones especiales.

«Con la reproducción del cuaderno EL MAR. VISIÓN DE UNOS NIÑOS QUE NO LO HAN VISTO NUNCA (1936, Bañuelos de Bureba):

A finales de julio de 1936, justo en el inicio de la Guerra Civil, desapareció el maestro catalán Antoni Benaiges. Dos años antes había llegado al pueblo burgalés de Bañuelos de Bureba dispuesto a aplicar en su pequeña escuela rural la técnica Freinet, una innovadora metodología pedagógica basada en la participación de los alumnos y el uso de la imprenta.

Durante más de 75 años, su labor y su personalidad permanecieron en la intimidad del recuerdo de sus antiguos alumnos y de sus compañeros de profesión, mientras su familia albergaba el deseo de conocer la verdad sobre su paradero.

En agosto de 2010, con motivo de la exhumación de una fosa común en el paraje de La Pedraja (Burgos), emerge la memoria del maestro y se inicia una investigación que descubre una historia única, emotiva y poética».

Ver interior del libro

Una historia, casi al límite del olvido, que ha podido ser recuperada gracias a los testimonios de los que lo conocieron u oyeron hablar de él, pero también a partir de los propios textos del maestro y de las redacciones de sus alumnos, que se editaron en la escuela.

«Esta obra es fruto de una investigación en profundidad, y ha contado con la participación del periodista Francesc Escribano, en el relato de la biografía del maestro; del fotógrafo Sergi Bernal, en la documentación gráfica y la recogida de testimonios; del antropólogo Francisco Ferrándiz, en la narración de su experiencia a pie de fosa, y de la historiadora Queralt Solé, en la contextualización del momento histórico y en la dirección de la obra».

Revista BLUME

En España, la República supuso la transmisión de nuevos valores, se hicieron colegios mixtos, se dignificó la figura del maestro, se separaron las ideologías religiosas de la enseñanza y se consideró que eran los maestros los que debían transmitir a la población los valores de la República.

La política educativa de la Segunda República suponía el apoyo oficial a los movimientos de renovación pedagógica a principios del siglo XX. Entre los nuevos métodos que se introdujeron estaba la técnica Freinet. Su filosofía se basaba en: 

Pedagogía del trabajo, alentando al alumnado a aprender creando.

Aprendizaje a través de la investigación, trabajando en equipo y proceso de ensayo-error.

Aprendizaje cooperativo.

Partir de los centros de interés del alumnado para que sean el punto de partida de su propio aprendizaje.

Método natural, partiendo de las experiencias reales.

Democracia en el aula, para que aprendan a asumir responsabilidades.

Antoni Benaiges, perteneciente al grupo Batec, puso en marcha la escuela con los principios de Freinet y, por eso, fue perseguido y fusilado en manos de la represión franquista.

«Veinte maestros fueron fusilados y otros veinte “desaparecieron”, es decir, que con toda probabilidad fueron asesinados y enterrados en fosas comunes. En ese segundo grupo afirma que se encontraba “el maestro de bañuelos de bureba, cuya identidad desconocemos, pero cuya desaparición nos consta por testimonio de Rafael martínez, de Briviesca». Ese maestro desconocido era catalán, de Mont-roig del Camp, y se llamaba Antoni Benaiges Nogués.

El libro está lleno de textos libres de los niños y niñas de la escuela, en ellos se cuenta lo que disfrutaron con ese maestro, lo que aprendieron para la vida, lo que lucharon con las familias que no lo entendían «porque bailaba y cantaba con los niños»…

Jesús Carranza recuerda así al maestro:

«Yo era pequeño y todavía no iba a la escuela, pero recuerdo que el maestro era amigo de los niños. De otros maestros, ante su presencia tratábamos de escondernos, pero él jugaba con nosotros. Estaba bien considerado, aunque en el pueblo había alguna familia que no lo tenía bien visto, por no ser un hombre religioso, pero a la mayoría no le importaba. Enseñaba a los niños a pensar. Los niños estaban muy contentos con él, porque cambiaron de un maestro que les pegaba con la vara y les castigaba duramente a éste que les llevaba de excursión, les enseñaba y hasta les compraba comida».

Este libro es un homenaje a los maestros fusilados por sus ideologías, está lleno de momentos entrañables y nos hace valorar la EDUCACIÓN, a la que tantos maestros y maestras han dado toda su vida, en favor de una ciudadanía que piense y no actúe como borregos.


N. del E.: En esta colección, Reseñas de libros para el mundo educativo, podremos disfrutar tanto de la recomendación de nuevos títulos, como de la crítica constructiva de algunos otros. 

N. del E.: Dolores Álvarez Peralías es la autora de las reseñas contenidas en la serie Reseñas de libros para el mundo educativo –a la que pertenece este post–; y quien, generosamente, las ha compartido con INED21. Le agradecemos, profundamente, su generosidad y le felicitamos por su profesionalidad y la honda sensibilidad que proyecta en sus trabajos. Como siempre, un lujo.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Dolores Álvarez Peralías

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

LA ESCUELA COMPENSADORA

Publicado el

La escuela juega un papel compensador muy importante en nuestra sociedad. Hemos pasado de unos centros, en el s. XX, a los que el alumnado iba a «recibir  enseñanza» pura y dura, a una escuela del s. XXI  que tiene que asumir otros roles, una escuela a la que la propia sociedad ha obligado a ir comprometiéndose poco a poco. El alumnado no es el mismo, las familias tampoco y la escuela, tanto de lo mismo.

En el ámbito de mi comunidad autónoma, la propia Ley Canaria de Educación, en su Título I, referente a  la configuración del sistema educativo, la corresponsabilidad social y la cooperación institucional, afirma que, y repito literalmente:

«Las familias recibirán las ayudas y los apoyos precisos para compensar las carencias y desventajas de tipo personal, familiar, económico, social y cultural, en el caso de presentar necesidades específicas que impidan o dificulten el ejercicio de este derecho».

Desgraciadamente, en Canarias, no es lo mismo vivir en una isla como Gran Canaria o Tenerife –ambas capitalinas– que en Fuerteventura, La Gomera o El Hierro –no capitalinas–. Como tampoco es lo mismo vivir en La Aldea –municipio de Gran Canaria– que en Las Palmas de GC –capital de Gran Canaria–. Y peor lo tenemos si comparamos a los ciudadanos de Canarias con los de Madrid. No somos iguales por mucho que nos lo pinten así o quieran hacérnoslo ver; como tampoco es lo mismo vivir en una familia que se ocupa y preocupa por la educación de sus hijos, que vivir en otra a la que le da igual lo que haga su hijo y a la que lo que le interesa es que esté «entretenido», que «haberlas haylas».

El artículo 20 de la propia Ley Canaria, en su punto 2, referente a los servicios educativos complementarios, nos habla de que la escuela tiene que compensar las desigualdades sociales y económicas facilitando el acceso y la permanencia del alumnado en el sistema educativo en condiciones de equidad, además de contribuir a la conciliación de la vida laboral y familiar.

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias junto a la Dirección General de Salud Pública, entre otras medidas, y habiendo detectado un alto porcentaje de alumnado que vivía en zonas desfavorecidas y que venía sin desayunar al centro, ha desarrollado el Programa de Desayunos Escolares y, recientemente, las Ayudas a la escolarización de 0 a 3 años para las familias más desfavorecidas .

Así mismo el punto 4  del CAPÍTULO V  de la Ley, referente a la atención a la diversidad y la compensación educativa, habla de que el sistema educativo en Canarias proporcionará a cada persona el tipo de atención que necesita para alcanzar el desarrollo integral, el máximo nivel de dominio de las capacidades esenciales para la vida, así como en las competencias básicas y de los diferentes objetivos de etapa.

¿Pero no se sale todo esto de lo estrictamente educativo? Por supuesto que sí, pero la Educación tiene y debe intervenir porque es el alumnado que nos llega a los centros, ellos y sus circunstancias.

El Proyecto Educativo sobre el uso adecuado de los videojuegos entre el alumnado de Canarias es lo que pretende, compensar estas deficiencias y educar al alumnado en el empleo responsable y equilibrado de su tiempo de ocio, instruyéndole sobre la necesaria presencia de actividad física y otros hábitos de vida saludable en su tiempo libre, cómo tener una buena higiene postural, cómo se diseñan los videojuegos con los que se entretienen y muchos otros contenidos. Y, además, tutelar el uso que el alumnado hace de los videojuegos y los e-Sports, con una labor de acompañamiento, con la que se enseñe a navegar de forma segura, respetar las reglas de etiqueta, controlar la gestión de los sentimientos en entornos competitivos, etcétera.

Por ello, a mi entender,  no caben expresiones como «este proyecto no es educativo» o «la escuela no debe meterse con los videojuegos, hay otras prioridades», porque la escuela también debe ser compensadora.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Esteban Gabriel Santana Cabrera

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

¿Y SI INCULCAMOS LA CREATIVIDAD EN LOS DEMÁS?

Publicado el

«No hay nada nuevo bajo el sol, pero cuántas cosas viejas hay que no conocemos»

Ambrose Bierce

Si nosotros queremos empujar a los demás, amigos, miembros del equipo, niños, estudiantes, a ser más creativos, hay cosas sencillas que podemos hacer.

Esto me llevó, no hace mucho, a rescatar un vídeo TED, que nos invoca a la reflexión, a hacernos preguntas, las cuales no tienen respuesta, en este punto nuestro conocimiento y creatividad nos van a ayudar.

LANCEMOS PREGUNTAS

Lo mejor que podemos hacer es preguntar mucho. En particular, hagamos preguntas abiertas (preguntas que requieren más que un “sí” o “no” como respuesta). Al responder preguntas, haremos que los demás piensen, especialmente si creemos que estamos realmente interesados en conocer nuestras respuestas. Por lo tanto, también hay que reconocer las respuestas que nos puedan dar o podamos obtener.

¿Por qué? y ¿Por qué pensamos…? estas preguntas son particularmente poderosas y esto es doblemente cierto si la pregunta a la que nos referimos a un problema para el que estamos buscando ideas creativas. Ejemplos ¿Por qué creemos que las ventas de nuestro nuevo producto o servicio son tan pobres? ¿Por qué creemos que la gente no recicla la basura en según qué sitios? Estas preguntas nos obligan a usar nuestra imaginación para comprender un problema, a veces desde la perspectiva de otras personas puede ser muy bueno para nuestro pensamiento creativo.

SEAMOS PROVOCADORES

El gusto por la provocación en la gente. Provocar, pero sin ofender ni faltar al respeto a nadie, ya que entonces no es una provocación. Simplemente, es una ofensa. Pero si provocamos a las personas que nos rodean, esto nos obligará a cuestionar los  problemas, los supuestos, cuestionar el status quo, de esta forma consideraremos las alternativas.

Por ejemplo, si nosotros estamos hablando con un grupo de médicos  de medicina general, podríamos preguntar, ¿Crees que la tecnología está llegando al punto en el que, en unos pocos años, los robots y los ordenadores serán capaces de realizar un trabajo médico más rutinario? Con las personas que trabajan en el sector financiero, les podríamos sugerir Una vez que los sistemas de pago de telefonía móvil se estandaricen, ¿se dará dinero en efectivo?, ¿las tarjetas de débito y tarjetas de crédito quedarán obsoletas?

Por supuesto, tendremos  cuidado aquí. A veces, hay una línea muy fina entre que provoquemos a un grupo de personas y pasar a ofenderlos. Hay barreras que vamos a establecer a la hora de provocar, sabemos que cuando hablamos de ciertos temas, nos pueden acarrear discusiones, y ese es el momento que cuando un debate pasa a una discusión es porque alguna de las partes se ha sentido atacada u ofendida.

EL REFUERZO POSITIVO

Si somos demasiado críticos con las otras personas, especialmente, con las personas que nos puedan ver como una especie de autoridad (los alumnos a un profesor, los niños a un padre, los miembros de un equipo a un jefe); entonces, esas personas tienden a cambiar su comportamiento hacia nosotros.

Es cuando los comportamientos se darán en las personas y en los equipos para que estos planeen sus acciones a la hora de evitar la crítica. Esto, por lo general, es el resultado en un comportamiento prudente y reservado. Las personas no queremos tomar riesgos para que nos puedan criticar, o compartir el pensamiento que podría ser reprimido.

Hacer críticas, nos encontramos que para muchos es muy fácil de hacer, sobre todo cuando son personas que quieren hacer críticas «destructivas», en el mundo on-line, les llamamos «Trolls», pero estas personas fuera de este mundo también existen, son personas tóxicas: quejándose todo el día, criticando a todos los demás, menos a su propio ombligo.

Sin embargo, ser cautelosos con nuestro pensamiento, es mantener con eficacia nuestra creatividad. También, si las críticas son constructivas, podemos llevar a cabo un «reaprendizaje», salir fortalecidos, aunque en un principio parezca una crítica que nos pueda incluso hacernos sentirnos mal, cuando reaccionamos, escuchamos, y vemos que no es destructiva, sino positiva, es decir, constructiva, es cuando empezamos a crear de nuevo.

Por otro lado, si felicitamos regularmente a las personas y damos un refuerzo positivo, entonces  provocaremos que las mismas personas empiecen a actuar, sean receptivos  para recibir elogios. Esta situación anime de forma más probable a probar cosas nuevas, a compartir ideas nuevas, y en el fondo nos estimule a todos.

Esto no quiere decir que nunca criticaremos o que siempre estaremos felicitando, alabando, elogiando,  cuando no se ha hecho nada. Por el contrario, si criticamos de forma justificada y de forma constructiva. Provocará que nuestros cumplidos estén más valorados.

Más importante aún, si a la hora de formular críticas, lo trasladamos en algo más positivo, como una sugerencia. Por ejemplo, en lugar de decirle a una persona, que la presentación de PowerPoint no es convincente, o que está mal realizada. Inténtalo de nuevo, o vuélvelo a hacer de nuevo; decimos, “Eso es un buen comienzo, pero necesitamos algo realmente convincente para ganar a nuestro cliente”. “¿Podríamos tratar de hacerlo más convincente? ¿Podemos ver y sentir la diferencia?”

CUANDO PONEMOS RETOS EN LAS PERSONAS

Cuando tenemos que criticar, o positivamente reforzar personas, a veces añadiendo un reto puede empujar a la gente a pensar en la solución de los problemas con nuevas ideas, que es esencialmente en lo que se trata  la creatividad. Para un niño, «Ha perdido su pase de autobús tres veces este mes. ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda en el futuro?».  Para un miembro del equipo que le ocurre tres veces el mismo error ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda en el futuro?

INSPIRAMOS A LOS DEMÁS

La inspiración como fuente de combustible para la creatividad como pocas otras cosas. A veces nos podemos inspirar a través de  las personas a partir de sus propias acciones, al igual que podemos ser nosotros quienes inspiremos a los demás a partir de nuestras acciones. Sin embargo, encontramos otras fuentes de inspiración.

Ejemplos son si introducimos a los niños a los libros, a conocer los autores que nos han inspirado. Llevarlos a los museos de arte, teatro y otros lugares culturales. Pero no sólo llevarlos. Muchos niños pequeños se aburren en un museo de arte. Incluso si les hablamos de las pinturas. Si esto ocurre con los niños, cómo no va a ocurrir con las personas de mayor edad.

Por ejemplo, pidamos a un niño muy pequeño lo que ve en un cuadro o cómo cree que se siente al observar la escultura, su respuesta puede ser desde negativa, hasta la más delirante llena de creatividad. Eso ocurre al igual con las personas de mayor edad que si no sienten o no observan, nunca florecerá la creatividad.

Con los miembros del equipo, también podemos hacer o crear, proponer eventos sea del tipo que sea, que los pueda hacer crecer. Compartir artículos que nos han inspirado, sugerir buenos libros, películas o música. Cuando alguien de nuestro equipo ha hecho algo increíble, lo compartimos para que todos podamos estar inspirados.

El éxito no es de una sola persona sino de todo un equipo, sin él, el éxito de una sola persona no sería posible, dado que detrás hay un esfuerzo permanente de apoyo, colaboración, empuje y decisión. Fomentemos las ideas dentro de las organizaciones, equipos o empresas.

A GUSTO CON NUESTRA CREATIVIDAD

Cuando alguien de nosotros compartimos una idea con la que nos sentimos bien, encantados, a gusto con ella, incluso si tenemos dudas sobre la veracidad de la propia idea. Deleitémonos incluso con las pequeñas ideas. Deleitémonos con el pensamiento creativo. Siempre podemos revisar y mejorar la idea real antes de su aplicación. Pero si nos encontramos a gusto con todo lo que se genera en el momento que nos sentimos creativos, las personas que estén en nuestros grupos o alrededor nuestro, también se sentirán creativos a nuestro lado.

«Lo que limita a una persona es lo que ésta cree pese a que no exista fundamento alguno para su creencia»

William F. Bohan

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Ricard Lloria

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

LA CALIDAD DE LA ENSEÑANZA: UN APUNTE

Publicado el

DIRIGIR TÚ LA VISITA

Cuando se hace una ley de calidad de la educación uno podría pensar que hay algún bando en contra de la calidad o que hasta ahora se ha descuidado la calidad. ¿Realmente pleiteamos por la calidad? ¿O es que vemos la calidad en diferentes lugares?

Para algunos la calidad se promueve especificando muy bien los contenidos y competencias que los maestros deben educar… (?) perdonen, la palabra no se presta… la frase demanda el verbo enseñar. La palabra enseñar refiere a «señalar», mostrar una dirección, o bien, algo para ser contemplado.

El «enseñador» es un cicerone, un guía que te precede y te dice todo lo que has de mirar y te lo explica. Y cuando acabas la visita, deberías saber tanto como él o al menos tanto como te ha señalado y explicado. De modo que, al día siguiente, podrías dirigir tú la visita.

LAS EXPERIENCIAS

Pero todos sabemos que lo que le ha permitido explicar algo son muchas caminatas propias, muchos libros leídos, muchas conversaciones mantenidas… de todo ello ha obtenido una experiencia. Eso es lo que le ha permitido hablar con soltura de lo que ha llegado a amar.

Lo que realmente importa en la vida son las experiencias, que contienen contenidos, habilidades, conversaciones, búsquedas, frustraciones, contrastes, logros.

¿Puede un currículo prescribir una conversación de aula «de calidad»?

¿Puede definir lo que para cada niño será un esfuerzo «de calidad»?

¿Saberse de memoria un libro de texto muy gordo puede considerarse un «esfuerzo de calidad»?

Dar en público una conferencia muy preparada, con entonaciones adecuadas, estructura muy medida, buena dicción y argumentos contrastados, ¿es un logro de calidad? Nadie asegura que no sea una representación muy bien preparada. Si así fuera, ¿sería un esfuerzo de calidad?

EL ESPÍRITU DEL ALUMNO

Porque lo que al final pretendemos es la calidad de cada uno de los alumnos, no necesariamente la del currículo y ni siquiera la del profesor. Siendo esto necesario, no sería suficiente. Lo importante no es la cantidad y detalle de los contenidos, que también tiene su importancia. Lo importante es la calidad de lo que, los contenidos que sean, hacen en el espíritu del alumno.

Sí, espíritu, porque la educación es un asunto trascendente. El mundo podría estar representado por 10 ítems de contenido o por 100. Es un asunto de sabiduría en la elección.

Pero nadie asegura que 100 ítems que entran en el cerebro y allí se quedan provean al joven de más calidad personal y social que sólo 10 bien elegidos que viven intensamente dentro de él y se pasean por todos sus sentidos y sentimientos.

Yo conservo bastantes ítems de contenido remanentes de mi escolaridad, pero me he pasado la vida rehaciédolos o recuperándolos y falsando no pocos. Tal vez, hubiera llegado a más haciendo eso en la misma escuela con menos ítems. ¿Es calidad tanta redundancia de vida?

Sin dudar de que lo principal es la calidad de los maestros, yo empezaría convirtiendo la escuela por dentro en un centro cultural de calidad.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Josep Maria Turuguet

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

Dime si toleras la incertidumbre y te diré si evitas demasiado

Publicado el
Amanda Flores (a), Francisco J. López (a), Bram Vervliet (b) y Pedro L. Cobos (a) (a) Universidad de Málaga e Read More →

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Ciencia Cognitiva

Blog Psicologo Bilbao está optimizado para las siguientes búsquedas: psicologo bilbao ansiedad psicologo bilbao opinion psicologo bilbao precio psicologo bilbao imq psicologo bilbao casco viejo psicologo bilbao empleo psicologo bilbao barato psicologo bilbao autoestima psicologo bilbao tarifas psicologo bilbao ingles psicologo bilbao psicologo adolescentes bilbao psicologo alvaro bilbao psicologos bilbao albia psicologia adolescentes bilbao psicologos adicciones bilbao psicologo a domicilio bilbao psicologo bueno bilbao busco psicologo bilbao psicologo clinico bilbao psicologo coach bilbao psicologo cognitivo bilbao psicologos bilbao centro heldu psicologia cognitiva bilbao psicologia clinica bilbao psicologo cognitivo conductual bilbao

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

Nuevo libro sobre Neuroergonomía

Publicado el
Ángel Correa Torres Dept. de Psicología Experimental, Universidad de Granada, España Publicación en abierto del primer libro sobre Neuroergonomía en Read More →

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Ciencia Cognitiva

Blog Psicologo Bilbao está optimizado para las siguientes búsquedas: psicologo bilbao ansiedad psicologo bilbao opinion psicologo bilbao precio psicologo bilbao imq psicologo bilbao casco viejo psicologo bilbao empleo psicologo bilbao barato psicologo bilbao autoestima psicologo bilbao tarifas psicologo bilbao ingles psicologo bilbao psicologo adolescentes bilbao psicologo alvaro bilbao psicologos bilbao albia psicologia adolescentes bilbao psicologos adicciones bilbao psicologo a domicilio bilbao psicologo bueno bilbao busco psicologo bilbao psicologo clinico bilbao psicologo coach bilbao psicologo cognitivo bilbao psicologos bilbao centro heldu psicologia cognitiva bilbao psicologia clinica bilbao psicologo cognitivo conductual bilbao

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...

LA CONFIANZA ES LA FORMA MÁS ELEVADA DE MOTIVACIÓN HUMANA

Publicado el

UN DÍA FESTIVO MÁS

Fin de semana largo. Y parece que, cuando se acerca, todo el mundo tiene la dichosa manía de preguntar ¿dónde vas este fin de semana?, como si fuera imprescindible irse cuando tenemos más de dos días libres… No me he ido, me he quedado tranquilamente en casa, disfrutando de tener un día festivo más.

Jueves noche, terminar las clases en la universidad y quedar con un amigo. No marcharse el fin de semana tiene estas cosas buenas, puedes encontrar tiempo para ratos así. La calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestras relaciones, nos lo cuenta el profesor Robert Waldinger en el estudio más extenso que se ha hecho nunca sobre felicidad, como te comenté en el post «Abrazos y felicidad».

Me encantó el encuentro, tomar una copa y hablar sobre nuestras vidas, sobre nuestros objetivos y sobre lo que nos hace felices. Es curioso lo bien que nos podemos sentir al lado de alguien, ver cuánto tenemos en común… Y es que, a veces, coincides con una persona que te hace sentir menos diferente de lo que te sientes normalmente.

Alguien con muchos puntos en común, con intereses similares y que nos gusta mirar la vida más allá de lo material –es curioso como nuestras carreras profesionales no han estado determinadas por lo económico, sino más por lo que sentimos que debían ser–. Nos une la pasión por la música, él es un crack en eso, de esas pocas personas que tienen un súper-poder con la música y que es capaz de encontrar la canción perfecta para cada momento.

O sea que una conversación con él en un local con buena música no es casualidad… Ya sabes que hace tiempo que dejé de creer en las casualidades… una casualidad es una causalidad que todavía no conocemos.

Y en la conversación, hablando de trabajo, de música y de cómo nos marca nuestra familia. Un hecho innegable, que no me canso de repetir, y de recordar en las palabras de James Heckman y sus estudios sobre el mundo de la Educación.

Solemos recordar siempre el ambiente familiar en el que crecimos y de lo que tal vez no somos tan conscientes es de cómo nos marca. Algo que me recuerda, justamente, un tema que escribí hace un tiempo para el blog de mi amigo Óscar González, y que vuelvo a traer aquí hoy.

DESARROLLO FUTURO

La importancia de la confianza

La confianza en los niños y niñas es un arma muy poderosa para educar. El mundo científico ha demostrado que la confianza en los más pequeños influye en su desarrollo futuro.

Es importante confiar y ser capaz de transmitir a un niño que crees firmemente que va a conseguir aquello que se propone. ¿Por qué? Por la simple razón de que esa confianza es una fuente de motivación muy potente para que el niño canalice sus esfuerzos hacia los objetivos que quiere lograr.

Confiar en los demás no es algo fácil. Mucha gente suele partir de la base de la desconfianza. En el ámbito educativo, es probable que sea más fácil desconfiar de los alumnos o de los hijos y actuar bajo las premisas de que no se van a esforzar por hacer lo que se les indica.

¿Por qué deberíamos confiar en l@s alumn@s, o en l@s hij@s? Es necesario confiar en ell@s porque la confianza les ayudará a desarrollar su autoestima y les hará crecer. La afirmación no es gratuita. Existen estudios científicos que demuestran la correlación entre el hecho de tener confianza en un niño y el desarrollo futuro que va a tener ese niño.

A mayor confianza en un niño, mayor probabilidad de éxito en conseguir sus metas. El neurocientífico Joaquín Fuster comenta, además, la importancia de la relación entre el alumno y su profesor para la formación, dado que la aceptación que recibe el alumno del profesor refuerza más la necesidad de recibir información, le estimula a querer aprender más.

Confiar en los niños es promover en ellos una seguridad necesaria para su desarrollo. Los educadores, profesores y padres, podemos ayudar a los niños si les animamos a esforzarse por conseguir aquello que quieren. Es positivo confiar en ellos y demostrarlo. ¿De qué forma? No es complicado.

Cinco consejos que pueden servir para demostrar que confías en tu hij@:

1

Dale cariño

La autoestima en l@s niñ@s aparece como resultado de sentir cariño de su entorno, de sentirse queridos. Es el primer peldaño imprescindible para demostrar confianza.

2

Dedícale atención

Dedícale tiempo y con atención completa. Pocas acciones tienen un retorno tan alto como la atención a los niños. Invertir tiempo en compartir juegos, conversaciones o risas … demuestra que son importantes en tu vida.

3

Permítele cometer errores

Deja que tenga iniciativa para atreverse con temas nuevos, para poner en práctica sus ideas. Y si se equivoca… no pasa nada. Es preferible que se equivoque y aprenda de sus errores a tener la actitud de «deja que yo lo haga» o «eso que quieres hacer es imposible».

4

Felicítale por lo positivo que consigue

Cuando alcanza un logro, es importante hacerles sentir hábiles y capaces. Ello les dará confianza para perseguir su siguiente logro.

5

Hazle sentir que estás seguro/a de que lo conseguirá

Los niños saben muy bien cuando alguien cree en su potencial. Este es un elemento de satisfacción para ellos y a la vez de presión que les empuja a conseguir su objetivo, para no defraudar a esa persona que cree en él.

ACTITUD SINCERA

A base de darles oportunidades, preparación, paciencia y confianza, los educadores podemos no sólo conseguir que los niños dominen las habilidades básicas, sino también que sean capaces de superar retos y lograr sus aspiraciones en la vida con su esfuerzo… ¡siempre necesario el esfuerzo! 

Conseguir que l@s niñ@s tengan seguridad en sí mismos es un proceso. No se consigue de un día para otro. Demostrar confianza debe ser una actitud sincera y permanente. Confianza… tan fácil como decir sinceramente «tú puedes».  Porque cuando alguien cree en ti, puedes conseguir mucho más.

Creo que siempre recordaré la confianza que tenía mi padre en mí cuando era pequeña. Él estaba convencido de que yo era una crack que podía hacerlo todo… y yo no entendía por qué me veía así. Me miraba, y con su mirada, yo sabía que él confiaba absolutamente en mí. Y eso era un estímulo brutal que hacía que me esforzara en hacer las cosas lo mejor que era capaz de hacer, porque no quería decepcionarle.

Estaba acostumbrado a mis buenas notas y no imaginaba que yo pudiera suspender nada. Recuerdo el día que me suspendieron el examen práctico del carnet de conducir, al llegar a casa, cuando me preguntó qué tal y le dije que no había aprobado, no se lo creía, me costó una hora convencerle de que no era una broma. Él me veía así… y eso marca. Cuando alguien confía en ti, sinceramente, te empuja a sacar lo mejor de ti.

La confianza es la forma más elevada de

motivación humana

Estoy convencida de que el poder de la confianza es extraordinario. «La confianza es la forma más elevada de motivación humana», la frase es de Juan Carlos Cubeiro en su magnífico libro «La sensación de fluidez» y creo que no se puede resumir mejor.

Al confiar en alguien, le damos alas para conseguir aquello a lo que aspira.

Cuando confían en ti, te impulsan.

La confianza es pura magia.

Y es que, aunque no nos demos cuenta, muchas veces,

tu libertad termina donde acaba la confianza en ti mism@.

Será cuestión de confiar más,

y de compartir más ratos así con buenos amigos

eso sí, siempre con música…

la vida sin música sería un error…

Y esta es una de las canciones que sonaba la noche del jueves, preciosa versión del Careless whisper de George Michael.

Lo reconozco…

me gusta la banda sonora de mi vida.

SIGUE LEYENDO…
Ir a la fuente / Author: Marta Grañó

Powered by WPeMatico

Compartir Contenido...